Según el delegado sindical de CCOO en la prisión alcazareña, , este extremo se debe al “profundo deterioro que el servicio público de prisiones padece en estos momentos”, tal y como ha informado la formación en nota de prensa.

“Degradación del servicio público que supone una serie de riesgos para el personal penitenciario, como lo es el caso de que en estos momentos no exista personal médico alguno en esta cárcel, por encontrarse de vacaciones el único médico que hay”, advierte Correas, que suma a “esta difícil situación” la “dejación de funciones de los gestores penitenciarios”.

El sindicato también afirmna que estas situaciones “guardan estrecha relación con la patología psiquiátrica de una importante parte de la población penal, que no tiene la atención especializada que necesita en un medio como la prisión, que no es el adecuado para tratar la salud de estas personas”.

“Todo ello unido a “la endémica falta de personal en esta prisión, sin el personal necesario de vigilancia, tratamiento o sanitario que tienen el contacto más directo con los reclusos, lo que junto a una plantilla envejecida, incrementan los riesgos laborales de salud para el personal que presta servicio en estas condiciones tan precarias”.