Ambos sindicatos han recordado que la actitud de la patronal vinícola “no es espontánea ni novedosa”, según ha informado CCOO en nota de prensa. “Esta actitud de demora de la negociación la han venido presentando desde hace muchos años con el mero objetivo de dilatar la negociación y que los efectos económicos que pudieran surgir de un pacto alcanzasen al menor número de trabajadores posible”, ha añadido.

Desde CCOO y UGT han explicado que, con esta maniobra, la industria vinícola ciudadrealeña “lo único que pretende es precarizar a los trabajadores eventuales de la campaña de la vendimia, los cuales no accederían a los incrementos salariales del convenio por terminar su relación laboral antes de la entrada en vigor del convenio o, en el mejor de los casos, aquel que se aventurase a solicitar los atrasos que se devengasen sería señalado y no llamado para próximas campañas”.

“Con esta actitud pretende arañar una pequeña cantidad de dinero del ya desfavorecido bolsillo de los trabajadores”, han lamentado los sindicatos, incidiendo en que los incrementos salariales que pretenden “se encuentran dentro de lo establecido en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), unos incrementos que para los trabajadores son primordiales y que para la patronal vinícola, con unas cifras de negocio en máximos históricos y con proyecciones de mejora, son completamente asumibles”.

“No es de recibo que un sector como es el vinícola, motor económico de la provincia, tenga estas actitudes por parte de su patronal y se retrase tanto la firme de un convenio digno y con unas condiciones laborales aceptables”, han criticado.

CCOO-industria y UGT-FICA han advertido que se mantendrán “firmes” en sus reivindicaciones “defendiendo el sector y el impacto que tiene para la economía del medio rural y las personas que lo componen” ya que, han añadido, “no se trata de discriminación fiscal positiva sino de condiciones de trabajo justas; los beneficios fiscales que se pudieran aplicar en el medio rural sólo afectarían a las clases más pudientes, olvidando a los trabajadores y trabajadoras”.

Los principales objetivos sindicales en el convenio son unos incrementos salariales dentro de los términos del AENC, la estabilidad en el empleo limitando el uso de las ETTs y el uso de los contratos temporales y una regulación de la jornada adecuada, entre otros.