Según han informado ambos sindicatos en nota de prensa, con este acuerdo se establece que la subida salarial del dos por ciento tendrá carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero, incluyendo una cláusula de revisión que garantice la ganancia de poder adquisitivo sea cual sea la evolución del IPC. El convenio afecta a unas 7.500 personas todo el año, que se incrementan de media en otras 6.000 durante las campañas agrícolas.

Desde CCOO, el responsable provincial de CCOO-Industria ha valorado este acuerdo, destacando que “establece unas subidas salariales acordes con las definidas en el Acuerdo sobre el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) suscrito por las confederaciones sindicales de CCOO y UGT y las patronales CEOE-Cepyme y garantiza una cierta recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores”.

De su lado, el secretario provincial de UGT-FICA en Ciudad Real, , ha comentado que el acuerdo es “defendible” aunque ha manifestado que no es el que su sindicato quería. Según Torres, “Ciudad Real lleva un desfase considerable con respecto al resto de provincias de Castilla-La Mancha y, además de incluir el incremento del tres por ciento del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, era necesario un 0,5 por ciento más adicional”.

Al mismo tiempo, ha declarado que el convenio estuvo más cerca de romperse que de salir adelante y que “la patronal es más cerrada en esta provincia”, pero ha descartado movilizaciones por el momento porque los trabajadores han quedado “medianamente satisfechos con este acuerdo”.