El concejal responsable del cementerio, , ha conocido este viernes el funcionamiento de este nuevo sistema, valorando cómo se trata de “una herramienta muy necesaria en el camposanto de Ciudad Real ya que va a facilitar el proceso de enterramientos en los distintos tipos de foso, porque está adaptada para todo tipo de foso y para todo tipo de ataúd”.

El descendedor permite, en los momentos complicados de dar el último adiós a un familiar fallecido, el disponer de un mecanismo silencioso y fiable para bajar los ataúdes a nivel del terreno. Se trata de un sistema de descenso automático, sin ningún tipo de esfuerzo para el operario, en el que a través de unos engranajes reductores, se consigue un descenso lento con velocidad constante. Está fabricado en acero cromado y acero inoxidable, y es extensible en el ancho y largo para adaptarse a cada féretro.

Pastor ha reconocido que además de prestar un mejor servicio, este sistema también mejora las condiciones de trabajo de los funcionarios municipales encargados de los enterramientos, y su seguridad, “con lo que satisface una demanda de estos trabajadores del ”.