Técnicos de diferentes empresas especializadas en la revisión y calibración de sistemas de aeronavegación trabajan durante estos días en de Ciudad Real, propiedad de Ciudad Real International Airport, CRIA, para acreditar que los sistemas y ayudas a la navegación están a punto para que se puedan reanudar los vuelos.

Precisamente, la acreditación es uno de los requisitos exigidos por la (AESA) que el pasado 15 de septiembre recibió la documentación . Un equipo de 30 técnicos de CRIA trabaja ahora para aportar inmediatamente otros documentos complementarios que la requirió el pasado 14 de octubre con el objetivo de acortar al máximo el plazo de concesión de la licencia.

El expediente presentado a AESA solicita la verificación del Aeropuerto de Ciudad Real como Aeropuerto de Público con autorización para Uso Flexible con AFIS (), que es un servicio de control aéreo que permite la realización segura y eficaz de los vuelos.

De momento ya se han realizado trabajos de calibración del denominado sistema Indicador de Trayectoria de Aproximación de Precisión, más conocido como PAPI (Precisión Approach Path Indicator), para lo que se han utilizado drones de alta tecnología, que han sobrevolado el Aeropuerto realizando mediciones. El PAPI es un sistema de balizas luminosas que se colocan a los costados de la pista de aterrizaje/despegue. Consiste en cajas de luces que ofrecen una indicación visual de la posición de un avión sobre la trayectoria de aproximación a la pista de aterrizaje/despegue.