Nieves Arroyo y África Martín, madre e hija, son las dueñas del bar que ha repartido la suerte tras 18 años jugando el mismo número. “Ya por fin ha caído algo”, ha exclamado Nieves Arroyo, mientras que su hija ha declarado que estaban ” muy contentas por haber repartido este pellizquito”. “Hace años que lo estábamos esperando”, ha añadido.

Se trata de un número heredado del anterior dueño, Juan, ha explicado Nieves Arroyo, ya que “le daba buenas vibraciones, un día soñó con él y dieciocho años más tarde ha dado un premio”, ha concluido.

Cuatro clientes habituales que han sido agraciados estaban celebrándolo y han declarado a Europa Press que compartían dos decimos del número premiado. Además, se da la circunstancia que uno de ellos había comprado el último décimo que quedaba.

Todos ellos se han mostrado muy contentos, explicando que vecinos de la zona van habitualmente a tomar café y ahora se ha llevado “un pellizco de la Lotería”. Han confesado que lo celebrarán “por todo lo alto”.