La operación, que permitirá a Disa convertirse en el cuarto operador del mercado en España, fue anunciada el pasado mes de septiembre, aunque estaba pendiente para su formalización del visto bueno de la CNMC, que ha autorizado la adquisición en primera fase.

Estos nuevos puntos de venta que se incorporarán serán explotados bajo bandera Shell, marca de la que el Grupo Disa es licenciatario en España.

Con esta adquisición, la red de estaciones de servicio Disa pasará a contar en los próximos meses con 588 puntos de venta distribuidos por toda España.

Así, Disa adelanta un puesto en el mercado de la distribución de hidrocarburos, sólo por detrás de las tres principales compañías refineras que operan en territorio español (, y ).

Además, la operación permite al grupo cumplir su objetivo estratégico de aumentar su presencia dentro del mercado peninsular con 17 estaciones localizadas en la Comunidad Autónoma de , añadiendo a la red de Disa cuatro estaciones en , cuatro en , dos en , una en , otra en Ciudad Real y una última en .

Los 286 trabajadores de las estaciones de servicio incluidas en esta operación y que hasta ahora prestaban sus servicios para el Grupo incorporados al equipo humano de Disa, una compañía que ha duplicado en los últimos 10 años su plantilla, con más de 3.200 trabajadores de media al cierre del ejercicio 2016.