España mantiene activos seis proyectos medioambientales, en , , , , Ciudad Real y de diversa índole para devolver el agua que consume a la naturaleza y en los que a la restauración de humedales se añade la plantación de miles de árboles, la monitorización de aguas subterráneas o el desarrollo de tecnologías para un uso eficiente de agua.

Con el agua como uno de los cuatro ejes fundamentales de su estrategia medioambiental —junto con el clima, los envases y la agricultura sostenible—, el objetivo de la acción de la compañía es lograr su compromiso de cara a 2020, devolver a la naturaleza el 100% del agua contenida en sus envases, meta que se antoja asumible toda vez que en 2016 ya hizo lo propio con el 95%.

Can Fenosa, que se lleva a cabo junto a la fábrica de Coca-Cola en Martorelles, al norte de Barcelona, es uno de esos proyectos que permitió a la compañía “reforzar” su “compromiso con la protección del medio ”, según ha explicado la gerente de Medio Ambiente de , Marta Font.

Tras la construcción de la planta, en 2004, Coca-Cola hizo lo propio con el corredor, que tiene 1,5 kilómetros de largo y hasta 60 metros de ancho y está operativo desde 2008. Entre las cifras que la compañía destaca está la aportación de 58,3 millones de litros a la naturaleza entre los años 2010 y 2016, la creación de una laguna artificial que conecta con el entorno fluvial o la plantación de casi 11.300 árboles y arbustos que representan a los tres ecosistemas de la zona.

En torno a otra laguna, en este caso la de la Albufera, en Valencia, Coca-Cola, junto a otras entidades y organizaciones, ha logrado que un humedal creado artificialmente a partir de unos antiguos campos de arroz sea capaz de actuar como depurador natural del agua. Se trata del Tancat de la Pipa, de 40 hectáreas.

El proyecto ha permitido introducir unos filtros verdes — plantas acuáticas como eneas, carrizo, masiega y lirios— que reducen considerablemente el nivel de nitratos, fosfatos y sólidos del agua que llega a la laguna.

Desde que se sumara a este reto en 2013 y hasta 2016, Coca-Cola ha contribuido, con la plantación de más de 10.000 ejemplares de siete especies de plantas acuáticas, al tratamiento de 1.530 millones de litros de agua al año de los 3.000 millones de litros que circulan anualmente por el Tancat de la Pipa.

En la comarca de La Vall d’Uixó, participó en un proceso pionero de recarga artificial de los acuíferos para reducir la salinidad de éstos permitiendo bombear agua en el seno del acuífero a través de unos pozos construidos específicamente para ello.

El proyecto arrancó en 2012 y llegó a su fin en 2014, tras haber recargado más de 500 millones de litros en el acuífero, cerca del consumo anual de la planta de Coca-Cola de Valencia. Actualmente, la iniciativa, además de reducir el grado de salinización del acuífero y disminuir la concentración de nitratos en las aguas subterráneas, ha elevado la superficie de agua dulce en el acuífero haciendo retroceder el frente salino; restaurando el equilibrio y poniendo en su sitio al mar Mediterráneo.

EL GUADALHORCE, EN MÁLAGA

Para el proyecto de restauración hidrológica de humedales en el Paraje Natural de la Desembocadura del río Guadalhorce, Coca-Cola España colabora con el Centro de Hidrogeología de la con el objetivo de aprovechar aguas residuales depuradas para restaurar los humedales que, desde hace años, son el hogar de aves migratorias en su camino a África, así como fomentar la biodiversidad de la zona.

La actuación permitió construir una tubería que lleve el agua desde la planta de tratamiento de la Estación Depuradora de Aguas hasta las lagunas de la desembocadura, y comprobar y garantizar que la calidad del agua cumpliera todos los requisitos medioambientales.

REFORESTACIÓN EN TERUEL

Tras el incendio forestal que en 2009 arrasó 7.300 hectáreas de bosque en la Comarca de las Cuencas Teruel, ‘Plantando agua’ se centra en realizar una reforestación controlada que asegure el suministro de agua de ríos y acuíferos, pero también en fomentar la ganadería como productora de agua azul al controlar la vegetación y, por ello, también los incendios.

Otro desafío enmarcado en este proyecto es que el monte sea resistente a los incendios, ya que esta comarca turolense es una de las zonas de Europa donde más rayos caen, por lo que se han plantado especies que, tras el fuego, mantienen el tronco, del que salen nuevas ramas. Asimismo, se hacen parches de plantaciones discontinuas que, en caso de incendio, dificulta la propagación del fuego.

TECNOLOGÍA PARA MEJORAR EL USO DEL AGUA

En las Tablas de (Ciudad Real), Coca-Cola trabaja junto a WWF desde 2012 en el programa ACUAS para ayudar a los agricultores a planear sus cultivos de acuerdo al agua que tienen autorizada para regar. Denominado ‘Misión Posible’, el proyecto ha desarrollado tres tecnologías gratuitas para servir a las comunidades de regantes y a las Tablas de Daimiel.

Las tres herramientas se han ido implantando de forma gradual y se ha asesorado a más de 350 agricultores de forma directa. Con ello, el 2016 se logró reducir el consumo de agua respecto a los datos anteriores al proyecto en 1.161 millones de litros. En los próximos años, se estima que, por sí mismas, las cooperativas y comunidades de regantes mantendrán alrededor del 75% del ahorro (unos 870 millones de litros).