Así lo ha manifestado el director del Festival, , durante la presentación de las dos primeras obras que la compañía pondrá en escena durante los primeros días del Festival, ‘El Burlador de Sevilla’ y ‘El Banquete’.

El director del Festival ha incidió en la importancia de contar con la colaboración “estrecha” de la Clásico, por la manera que tienen de defender el patrimonio del Siglo de Oro y hacerlo de “manera valiente”, como hay que hacerlo en siglo XXI. Además ha mostrado el entusiasmo del equipo de organización porque “no puede haber mejores compañeros de viaje”.

Por su parte, ha destacado que comparten una visión del teatro clásico “muy parecida” y ha insistido en que es un derecho que los ciudadanos tenga un espacio como Almagro y una institución como la , por lo que durante este mes va a haber “una fiesta donde brillaran y saltaran hacia el aire estos textos maravillosos”.

EL BURLADOR

Por otro lado, y en referencia a ‘El Burlador de que se representará en el Hospital de San Juan del 5 al 15 de julio, Pimienta ha explicado que se trata de “un nuevo Burlador” y ha calificado este proyecto de “abierto”, que explora en la “libertad” y en las capacidades de los actores.

Para Pimienta la diferencia con otras versiones anteriores de las obras del Siglo de Oro españolas es que ahora la adaptación se realiza por dramaturgos que entienden el lenguaje del escenario, en lugar de a poetas que realizaban “grandes textos” pero que eran “difíciles de llevar las tablas”.

Tanto el director de la obra, Josep María Mestres, como el encargado de realizar la versión del texto de Tirso de Molina, han coincidido en lo contemporáneo del discurso que propone el autor, aunque se trate de un texto de más de trescientos años de antigüedad.

“Está hablando de nuestra esencia de nuestra sociedad. Tirso no nos da respuestas pero nos lanza muchas preguntas”, ha destacado Mestres, que ha incidido en el hecho de que el autor también alerta de que este discurso que plantea en ‘El Burlador’ está “en la calle”, algo que “es totalmente despreciable”.

Por su parte, Ortiz de Gondra ha desvelado las tres líneas que se ven en el espectáculo, la sociedad corrupta “un idea totalmente asumible hoy”; el papel de la mujer en el teatro clásico, “las mujeres de Tirso no son victimas pasivas, quieren algo y luchan con sus propias armas” y las consecuencias de los actos cometidos por parte del protagonista.

De su lado, el actor que encarna a , , ha explicado como en esta versión se ha tratado de “ahondar” en el dolor del protagonista y descubrir así la razón de porqué es tan “autodestructivo”. “A través de Don Juan, Tirso está hablando de nosotros”, de cómo pensamos, sentimos y cómo lo tenemos asentado con tanta naturalidad que es terrible”. Es necesario saber de dónde venimos para saber a dónde vamos”, ha dicho.

Pepe Villuela, que encarna a Catalinón, criado de Don Juan, ha puesto el foco en el hecho de lo “vivo” que están los clásicos, algo que “es terrible” por lo poco que se ha “enmendado la sociedad” continuando dando “vueltas a lo mismo”. Por ello, ha propuesto el teatro como ejercicio de reflexión para cambiar esta tendencia.

Finalmente, Mamen Camacho, la encargada de dar vida a Tisbea, “una mujer que es valiente, que denuncia”, ha destacado la oportunidad que da esta versión de la obra de trabajar a los personajes desde “un punto de vista actual”.

EL BANQUETE

‘El Banquete’ es la segunda propuesta de la Compañía de Nacional durante estos primeros días de Festival y se representará en el Patio de Los Fúcares los días 6 y 7 de julio. Helena Pimienta y dirigen esta representación que en palabras de Pimienta nace en el marco da la colaboración artística entre la Compañía Nacional de Teatro Clásico y el Teatro Nacional de y se basa en un espectáculo estrenado en 2015 por este último, basado en el ensayo ‘L’Espéce fabulatrice de Nancy Houston’. Para Pimienta se trata de “un homenaje al humanismo frente al cinismo”.

El dramaturgo Álvaro Tato, encargado de hacer la versión, ha explicado que se trata de “un brindis por la fantasía y los sueños como pervivencia”. Los espectadores se sientan con los actores y cantan, bailan, beben y llevan “a través de los clásicos al sueño sobre nuestra especie, con lo bueno y lo malo, ya que somos la especie, fabuladora”, ha dicho.

SUELTA DE LIBROS

Como colofón a la presentación por parte de la Compañía Nacional se ha procedido a realizar una “suelta de libros” con obras del Siglo de Oro por la Plaza Mayor de Almagro. Según Ignacio García, el Festival quiere que Almagro sea un “un experimento sociológico” y así dar la oportunidad a los vecinos y visitantes, que aunque no acudan a una representación puedan disfrutar de los textos de autores tan importantes como , Cervantes ya que quieren desde la organización que el Festival sea “algo más que teatro”.

Las obras que sido cedidas por la Compañía Nacional de Teatro clásico, la ONCE o el , país invitado en esta edición, además de otras entidades. El Festival ha contado con la colaboración para realizar esta actividad con el Ateneo de Almagro. García ha invitado a los artistas que participan en la cita de Almagro a que colaboren con sus ejemplares y que pongan una dedicatoria y el porqué de lo especial del texto que ceden.