Por este último, el acusado aceptó una pena de 12 meses de multa, y que ha sido ratificada también por la sentencia recogida por Europa Press.

Además la sentencia expresa que como el acusado carece de antecedentes penales, acuerda suspender la pena de dos años de prisión con la condición a que no cometa ningún delito en tres años y que se abonen las responsabilidades civiles fijadas, en este caso 3.000 euros para la menor en concepto de daño moral.

A la pena de prisión y a la responsabilidad civil se une una prohibición de acercamiento y comunicación a menos de 500 metros en un periodo de cuatro años.

Así, el condenado ha reconocido y la sentencia por tanto considera probado que en agosto de 2016 cuando el acusado contaba con 51 y con “la intención de satisfacer sus más reprobables instintos sexuales”, le dijo a la menor que le acompañara a regar unos tomates al huerto.

La menor le acompañó ya que se trataba de un vecino y amigo de sus abuelos y una vez allí, continúa explicando el escrito de acusación, el acusado la metió en una caseta donde abusó de ella, le dio 10 euros y le sugirió que no contara lo ocurrido. En ese mismo mes, el acusado le enseñó un vídeo a la menor en el que salían dos mujeres manteniendo relaciones sexuales.

Se da la circunstancia de que en junio de 2017 se impuso una medida cautelar de prohibición de acercamiento del acusado a la menor a una distancia inferior a 500 metros, así como comunicarse con ella.