“Por los Derechos Humanos todos pintamos” es el nombre de la actividad que se llevó a cabo el pasado sábado, 11 de diciembre, y en la que participaron numerosos niños y niñas de Alcázar de . Entre todos, pintaron un mural que reflejaba algunos de los valores recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como la protección del medio ambiente, la justicia, el derecho a la educación o a una vivienda digna. Durante la tarde, el Museo Municipal acogió el acto oficial en el que se leyó el manifiesto por el 69 Aniversario de la declaración de la de los derechos universales.

Hace 69 años –el 10 de diciembre de 1948- la presentaba en parís la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la que se recogen, en 30 artículos, todos los derechos básicos e inalienables de los seres humanos. Derechos de carácter personal; del individuo en relación con la comunidad; de pensamiento, conciencia, religión y libertades políticas y derechos económicos, sociales y culturales. Una declaración que ha servido como base de pactos internacionales y que consiguió que estos derechos se reconocieran en la Carta Magna de numerosos países.

Para conmemorar este aniversario y no olvidar que son muchos los países del mundo en los que estos derechos no se respetan, el Municipal organizó durante el fin de semana una actividad diferente, “Por los Derechos Humanos todos pintamos”, con el fin de confeccionar un mural improvisado para visualizar los valores recogidos en una de las declaraciones más importantes de la historia de la humanidad. El mural estuvo dirigido por la pintora que dejó volar la imaginación y potenció la creatividad de los ciudadanos más pequeños de Alcázar.

Durante la tarde, tuvo lugar el acto oficial en el Museo Municipal, al que asistió la alcaldesa alcazareña. Un acto en el que se leyó el manifiesto por el Día de los Derechos Humanos y se proyectó un making-off de la actividad realizada durante la mañana.

La primera edil, , destacó como una de las virtudes de la ciudad de Alcázar el ser una ciudad inclusiva, concienciada y solidaria. Una seña de identidad que, desde el Ayuntamiento, se potencia a través del Consejo de Cooperación, organismo integrado por diferentes asociaciones y organizaciones que trabajan por el común objetivo de contribuir a mejorar la vida de los habitantes de países en desarrollo. “El Consejo de Cooperación entendió muy bien hace tiempo que hay aspectos en la vida que son casuales, como el lugar de nacimiento; un accidente que nos permite tener o no oportunidades”, comentó la alcaldesa que agradeció la labor que desarrolla este consejo e incidió en que “es necesario recordar cada año los Derechos Humanos y salir a la calle para concienciar y leer el manifiesto para no perder la senda”.