En todo caso, IU reconoce que los resultados electorales no han sido los esperados, pero todavía “existe una representatividad de IU en los ayuntamientos de Castilla-la Mancha lo suficientemente relevante como para construir una alternativa a la izquierda del PSOE”, ha informado en nota de prensa la formación.

El propio Crespo ha hecho autocrítica en referencia a cómo se ha concluido la confluencia con Podemos para la elecciones autonómicas y municipales, poniendo el acento en cómo se empezó a construir, “mal y tarde porque Podemos no quiso hacerlo de otra manera tarde”.

“Extendemos la mano a Podemos, y esperamos que se recompongan con una nueva dirección que les organice y articule, pero mientras tanto, Izquierda unida Castilla-La Mancha no va a estar parada, y va a caminar para construir ese espacio a la izquierda del PSOE necesario en la región”, ha aseverado Crespo.

Por ello, la formación va a mandatar a sus cargos públicos que lideren la oposición de izquierdas hacia en temas concretos y en colaboración con las bases de Izquierda Unida, y también con otros agentes sociales y aquellos partidos políticos que quieran adherirse, y como eje principal con la sociedad civil.