Bajo el lema ‘Yo rompo la cadena’ Juventud lanza su campaña con la que pretende sensibilizar sobre la importancia de prevenir y actuar frente a todas las manifestaciones de la violencia de género.

 En la provincia de Ciudad Real, en lo que llevamos de año, Cruz Roja ha atendido a 233 usuarias con la entrega y seguimiento del dispositivo de Atenpro.

La violencia contra las mujeres continúa siendo una pandemia global, así es definida por la que a su vez afirma que hasta un 70 por ciento de las mujeres sufren este tipo de violencia a lo largo de su vida.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, reitera su compromiso con aquellas mujeres que sufren o han sufrido este tipo de violencia. Además, a través de la campaña de bajo el lema ‘Yo rompo la cadena’, se recuerda la importancia de actuar frente a todas las manifestaciones de la violencia de género: física, psicológica, simbólica, económica e institucional, con el fin de erradicarla y no fomentar conductas machistas.

Datos más relevantes del Boletín sobre la Vulnerabilidad Social

Cruz Roja presentó el pasado mes de septiembre el boletín sobre Vulnerabilidad Social dedicado a las mujeres víctimas de violencia de género atendidas en el Servicio de y Protección a Víctimas de Violencia de Género (ATENPRO), cuya titularidad pertenece al , y gestiona la y Provincias (FEMP).

De esta investigación se desprenden datos muy preocupantes, como las elevadas cotas que alcanzan las distintas dimensiones de la violencia experimentadas: el 88,7 por ciento ha sufrido violencia física, el 61,7 por ciento violencia sexual y el 96,7 por ciento violencia psicológica. Además, el 80,5 por ciento no podían relacionarse con su familia.

Las mujeres atendidas en ATENPRO consideran mayoritariamente que se trata de un servicio muy positivo por razones de seguridad, aunque más de la mitad creen que corren un elevado riesgo de volver a ser agredidas y un 35 por ciento adjudica el mismo nivel de riesgo a sus hijos e hijas.

La labor de Cruz Roja con las mujeres

Cruz Roja Española realiza diferentes proyectos dirigidos a mujeres que sufren o han sufrido violencia de género. Uno de ellos es el ya mencionado servicio telefónico de atención y protección para víctimas de la violencia de género, conocido como ATENPRO que presta la Organización en todo el territorio nacional.

Mediante este servicio las mujeres víctimas de violencia de género reciben un terminal móvil conectado las 24 horas del día, los 365 días del año al centro de atención de Cruz Roja, que aporta apoyo psicosocial de profesionales. Actualmente, más de 12.390 mujeres son usuarias activas de este servicio en toda España, de ellas, 145 en la provincia de Ciudad Real, habiendo atendido a un total de 233 mujeres en lo que va de año. A través de otros recursos tales como Centros de emergencia y casas de acogida para mujeres víctimas de violencia de género víctimas de trata, en los que se ofrece asesoramiento jurídico, acciones de orientación y atención psicosocial o acompañamiento a recursos comunitarios, entre otros, la Organización ha intervenido con más de 730 mujeres y 350 hijos e hijas menores de edad.

Además, la intervención de la Organización con las mujeres que han sufrido o están sufriendo violencia de género se complementa con diferentes proyectos de empleo, que refuerzan sus competencias personales y profesionales de cara a incorporarse al mercado laboral. En lo que llevamos de año, más de 2.000 mujeres han participado en estos proyectos, y 550 de ellas ha conseguido insertarse en el mercado laboral, gracias a la colaboración con empresas. Además, 5.660 participantes han pasado por más de 680 acciones sobre igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, una formación en la que se hace especial hincapié en los nuevos modelos de masculinidad, en la corresponsabilidad familiar y en la sensibilización sobre la violencia contra las mujeres.

Sobre la violencia de género

La violencia de género es aquella que se ejerce contra las mujeres por el mero hecho de serlo. Se trata de una vulneración de los derechos humanos, así como el símbolo más brutal de desigualdad existente entre hombres y mujeres en nuestra sociedad.

La violencia de género no es un asunto privado e individual, se trata de un fenómeno generalizado que requiere de la respuesta de toda la sociedad. Todas las personas podemos contribuir a romper la cadena de la violencia desde nuestros actos más cotidianos tales como conversaciones, situaciones o actividades en las que se produzcan conductas sexistas, como por ejemplo el acoso o la cosificación de la mujer a un mero objeto sexual.