La Asamblea Local de Española en Valdepeñas, que desarrolla durante todo el año el proyecto ‘Infancia en dificultad social’, está organizando actividades complementarias al apoyo educativo habitual tematizadas con la festividad internacional de Halloween.

En concreto, dentro de éste programa, los menores participantes en el mismo realizarán actividades de ocio como la decoración de cajas para gominolas, llevarán a cabo dinámicas de Halloween, elaborarán chocolatinas terroríficas y visionarán material audiovisual relacionado con la temática.

Además, la próxima semana se retomará la actividad habitual y comenzarán a desarrollar su próxima actividad: se trata de la creación de cuadros artísticos pintados por los niños y niñas del proyecto y que se expondrán a partir del mes de diciembre en uno de los establecimientos de la localidad.

Infancia en dificultad social

Cruz Roja puso en marcha este proyecto en Valdepeñas el pasado mes de diciembre, aunque lleva seis años en y también se ha iniciado en .

“Infancia en dificultad social” es un proyecto de intervención familiar orientado a apoyar en su función parental-crianza y educación de los menores a los adultos de referencias de los niños y niñas en contextos de riesgo social; para ello, se pretende garantizar la intervención a dos niveles: por un lado, se trabajan los cuidados dirigidos a los niños y niñas en horario extraescolar, a través de actividades lúdicas y educativas – como una ludoteca o centro abierto- y se planifica un itinerario de atenciones durante toda la semana con la referencia de personas adultas que garanticen su cuidado, su merienda, el refuerzo escolar o la realización de actividades lúdicas y deportivas, entre otros.

Por otro lado, también se trabaja el soporte psicosocial y educativo de padres, madres u otros cuidadores en relación a sus capacidades para la educación de los menores y los problemas sociales que están condicionado su situación.

Con todo ello, se pretende dar el apoyo necesario que requieren las familias con menores de entre los 6 y los 14 años de edad, en situación de vulnerabilidad social, y prevenir las disfuncionalidades psicosociales de los niños y niñas que puedan ocasionar la situación de riesgo en la que se encuentra su familia.