En este sentido, Ruiz ha anunciado que el del partido investigará la reacción de Aránguez, a quien se pedirá una “aclaración”.

En declaraciones a , Alejandro Ruiz ha aseverado que considera “irregular” tanto la propia petición de dimisión de un compañero como las formas en que se ha realizado, “con palabras muy gruesas”.

Así, ha señalado que las declaraciones de Aránguez “no son maneras de actuar en un partido que ha venido a cambiar la política y a reflejar una imagen seria, pero no a dar estos espectáculos en la capital”.

Ruiz ha anunciado que la formación naranja realizará una investigación en el seno del órgano competente, el Comité de Garantías, donde se estudiarán los hechos y se pedirá “una aclaración”. En este sentido ha apuntado que las manifestaciones de Pedro Fernández dejan abierta la puerta “a cualquier tipo de reacción”.

Respecto al trabajo de Fernández-Bravo en el Grupo Municipal, el dirigente regional de Ciudadanos ha subrayado que goza de su confianza, y que le consta que “trabaja, acude a todos los actos y está siempre donde tiene que estar”, al tiempo que ha advertido a Pedro Fernández de que tiene un contrato privado firmado con la formación naranja que le obliga a dejar el acta de concejal si abandona el partido.

Fernández Aránguez, en rueda de prensa este martes, ha asegurado que exigía la dimisión de Fernández-Bravo por su “escasa participación” en los trabajos del grupo y del propio Ayuntamiento. También ha anunciado que si no se producía la dimisión de Fernández-Bravo, que también es subdelegado provincial de Cs, de este martes al próximo viernes, él mismo dejaría de ser concejal de Ciudadanos y pasaría al grupo de concejales no adscritos.