La investigación comenzó a principios del presente año, al tenerse conocimiento de la posible comisión de un delito de tráfico de drogas por parte de varios individuos que desarrollarían su actividad en la zona centro de esta capital, ha informado la en un comunicado.

En el transcurso de la investigación, se logró constatar que estos individuos disponían de un piso de alquiler desde el que ejercían la actividad ilícita, utilizándola como almacén de la sustancia estupefaciente y realizaban la distribución a través de un novedoso medio de transporte, consistente en la utilización de un patín eléctrico de gama alta que alcanza gran velocidad y les proporciona gran movilidad para entregar la mercancía a los clientes, con quienes contactaban previamente a través de una red de mensajería instantánea.

La operación culminó con la detención de los tres presuntos autores de los hechos y la realización de un registro en el domicilio, donde los agentes se incautaron de veinte gramos y medio de cocaína, una báscula de precisión, cuatro teléfonos móviles, bolsas de plástico para la confección de las dosis, casi dos mil euros en billetes fraccionados y un patín eléctrico, desmantelándose por completo el punto de venta de droga.