Las investigaciones fueron iniciadas por el Área de Investigación de la Guardia Civil de Ciudad Real en el mes de noviembre pasado, tras detectar robos en establecimientos públicos de los citados municipios, principalmente bares y pequeñas tiendas, consistentes en la sustracción del dinero de las cajas registradoras y las máquinas recreativas.

El análisis exhaustivo de los hechos permitió a la Guardia Civil establecer una línea de investigación centrada en tres personas, vecinas de Ciudad Real y con un amplio historial delictivo por delitos similares a los que se estaban investigando, por lo que se montaron discretos dispositivos policiales en torno a ellas.

Como resultado de los mismos, F.M.S. y R.N.G., de 31 y 27 años de edad respectivamente, fueron sorprendidos en flagrante delito robando en una pequeña tienda de esta capital, procediéndose a su detención. En el momento de la intervención policial habían fracturado el cristal del establecimiento, siendo sorprendido uno de ellos en el interior del mismo mientras el otro esperaba fuera, a bordo de un vehículo para emprender posteriormente la huida.

Los detenidos cometieron diez robos en establecimientos públicos, dos cometidos en Ciudad Real, cuatro en Miguelturra y uno en cada uno de los municipios de Carrión de Calatrava, Torralba de Calatrava, Malagón y Poblete. Por los mismos hechos también ha sido investigada L.M.S., de 27 años y vecina de Ciudad Real.

MODUS OPERANDI

Los autores solían reconocer previamente los accesos, vías de escape y medidas de seguridad existentes en los establecimientos, y se amparaban principalmente en la oscuridad de la noche para cometer los hechos, utilizando para ello varios vehículos.

Para la comisión de los robos fracturaban las puertas o ventanas de acceso a los locales sirviéndose de elementos contundentes como tapas de alcantarilla o mazas. Igualmente, adoptaban fuertes medidas de seguridad para evitar ser detectados.