Según ha informado la organización ecologista en nota de prensa, en octubre de 2015 la empresa presentó en el una memoria de las actividades a realizar en la Dehesa Boyal “que fundamentalmente consistirán en la entresaca y poda de pinos piñoneros para pasar de una distancia media entre pies de cuatro a cinco metros actual a una distancia, que ellos consideran idónea, de diez a doce metros”.

Ecologistas en Acción ha comentado que, en cuanto al tratamiento de las encinas de este paraje, el uso de maquinaria pesada “hace que se arranquen los brotes de encinas, enebros, lentiscos y jaras, que tardarán muchos años en volver a retoñar”. “A estos destrozos debe añadirse la erosión provocada en el terreno, que se acrecentará con las siguientes lluvias”, ha añadido.

La organización ha advertido que “el peligro que se cierne sobre la Dehesa Boyal es enorme, teniendo en cuenta que a partir del próximo mes de octubre comenzarán a actuar sobre la zona central de la Dehesa, la más usada como lugar de esparcimiento por la población y más transitada por caminantes, corredores y ciclistas”.

Del mismo modo, ha recordado que “aunque este monte no tiene ninguna figura de protección, sí está considerado como zona de campeo del águila imperial y del buitre negro, especies que no son difíciles de observar en la Sierra de Puertollano”.

“En Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia pensamos que la mejor actuación a realizar en la Dehesa Boyal debe consistir en la limpieza del entorno, tanto de restos de vegetación como de basuras, la reducción del abundante tendido eléctrico y la vigilancia permanente sobre el terreno”, ha propuesto.

Por ello, Ecologistas en Acción ha pedido al Ayuntamiento, como propietario de los terrenos, “la paralización del proyecto”, así como la “urgente convocatoria” del Consejo de Sostenibilidad “para informar y debatir las actuaciones”.