La propia , en declaraciones a Europa Press, ha explicado que salió del salón de plenos “por las palabras del señor Cuartero”, detallando que el edil socialista “puso ejemplos” con los que se sintió “ofendida”, pues daba a entender “que los hombres del PP infravaloran a la mujer”.

“No lo pude soportar. Tengo un bebé de tres meses y me siento valorada como mujer y como madre”, ha reafirmado, insistiendo en que se deben “tomar medidas reales” para combatir la violencia machista, más allá de esta moción.

De su lado, Víctor Flores ha explicado a Europa Press, que “no hay ningún trasfondo” en su ausencia de la votación y ha reiterado que fue “una coincidencia”. “Nos tuvimos que ausentar”, ha manifestado.

Asimismo, ha instado al PSOE alcazareño, tras sus críticas por este asunto, a “dedicarse a gobernar para los ciudadanos”. “Si quieren hacer polémica al respecto, allá ellos”, ha apostillado.

POSTURA “CLARA” CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

De su lado, el portavoz del Grupo en el municipio, , ha insistido en que desde el PP “ha quedado clara” su postura en contra de la violencia machista, recordando que su grupo votó a favor de la moción, y ha considerado que la ausencia de Flores y Pelayo fue “un episodio aislado y que se produjo tras los continuos ataques personales” del equipo de Gobierno a los ediles ‘populares’. “Fue la forma que tuvieron de protestar”, ha señalado.

“Los argumentos que expusimos desde el PP no debieron gustar mucho al PSOE y comenzaron a recriminar, reprochar y descalificar personalmente. Ese fue el motivo de la ausencia”, ha continuado, incidiendo en que esta decisión de los dos ediles “para nada tiene que ver con la postura de mantenerse firmes en la condena rotunda a la violencia machista”.