Esta publicación, consultada por , recoge el contenido indispensable para la utilización del aeropuerto y se pone a disposición tanto de pilotos como de operadores para poder utilizar sus instalaciones.

De esta manera, la nueva propietaria del aeropuerto, Ciudad Real International Airport, consigue superar los trámites necesarios para volver a dar vida a unas instalaciones que le fueron adjudicadas definitivamente en octubre de 2018.

Desde entonces, ya se han articulado decenas de contratos con numerosas empresas para que la funcionalidad del aeropuerto sea total.

Según ha podido saber Europa Press, la (AESA) tiene previsto visitar a mediados de este mes el aeropuerto para proceder a una verificación de las instalaciones, paso previo a poder abrir las puertas de la infraestructura.

OBJETIVOS “REALISTAS”

El pasado mes de diciembre, poco después de hacerse con la propiedad definitiva del aeropuerto, CRIA ofreció una rueda de prensa en la que dio todos los detalles del corto plazo de la instalación.

Se trata del único aeropuerto de gestión privada y uno de los únicos que hay en Europa, y pretende abordar cuatro líneas de negocio. Así, sin descartar el transporte de viajeros más adelante, la primera estrategia de CRIA, de carácter industrial, pasa por el mantenimiento de aeronaves, sin dejar de lado la fabricación de las mismas.

Una segunda vía está marcada por la logística, asentándose como puerto seco y depósito aduanero; y un tercer eje está relacionado con la formación, tanto de mecánicos de aviones como escuela de pilotos y personal de tierra, todo ello aprovechando las sinergias de las empresas que operarán en Ciudad REal.

Por último, el resto de actividades como aviación privada —orientada a recibir turistas del sector cinegético— o ser escenario para rodajes completan la oferta multimodal que propone la nueva propietaria del aeropuerto.

Los dos primeros años de funcionamiento, la inversión inicial se eleva a 18 millones de euros para rematar unas instalaciones que llevan 10 años paralizadas, con una previsión de generar cerca de 650 empleos entre directos e indirectos —30 propios, 130 de empresas implantadas y el resto relacionados con la construcción y transporte—.