El concejal de Urbanismo, , el jefe del servicio de y jefe de la obra, , y el arqueólogo responsable de la excavación, Miguel Ángel Hervás, han sido los encargados de explicar el hallazgo y los planes que se tienen tras este descubrimiento.

Lillo ha explicado que se trata de tres sondeos arqueológicos que estabanprevistos en el proyecto de esta remodelación del entorno del cosociudadrealeño y que ha desenterrado parte de la fosa de cimentación, de unos70 centímetros de espesor, de la fortificación que rodeaba la ciudad.

Y es que, según el concejal, se encargó un estudio arqueológico porque se teníaconstancia por los documentos de que en la zona podría existir “alguna huella dela muralla medieval, hecho que ha corroborado las excavaciones”.

El concejal también ha explicado la suerte que ha corrido este tramo de lamuralla de unos 2,30 centímetros de grosor, que fue expoliada sobre los añoscuarenta del siglo pasado, y que lo que ahora se ha descubierto son restos desu cimentación junto con restos de las casas que se construyeron en el lugarque ocupó esta edificación anteriormente.

El arqueólogo ha sido el encargado de hacer un recorrido pormenorizado ysobre el terreno de la actuación que se ha llevado a cabo, de poner encontexto histórico el hallazgo, así como las circunstancias que llevaron a ladesaparición de la fortificación en este tramo.

Así, ha explicado que este hallazgo “tiene un valor documental muy alto” ya que se trata de una evidencia física “muy clara” de la traza que tuvo la muralla medieval en este tramo. Ha resaltado la importancia de documentarla y ha apuntado que dado a las características de la obra que se va realizar en este entorno “es totalmente posible su conservación”.

NO SE CONTEMPLA SU MUSEALIZACIÓN

Para Hervás no es factible su musealización porque no deja de ser una zanjaabierta expuesta a los agentes atmosféricos, que de permanecer abierta”terminará por erosionarse, llenarse de basura y perderse”. En este sentido, y aespera de lo que se acuerde con la dirección de Patrimonio provincial, elarqueólogo ha expuesto que “la hipótesis más razonable” que barajan pasa,por el hecho de que una vez documentados, se protegerán estos restos.

Lo que está proyectado en el lugar del hallazgo, ha continuado el responsablede Urbanismo, es una zona verde con varias pérgolas y se está estudiando laposibilidad de señalizar el lugar con pavimentación distintiva y algún panelexplicativo con el asesoramiento del arqueólogo responsable.