En una nota de respuesta a la denuncia efectuada por Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia, que ha alertado de que el Ayuntamiento pretende “reducir sensiblemente” la masa arbórea y “poner en peligro” este paraje, el equipo de Gobierno ha subrayado que los objetivos de la actuación es “reducir el riesgo de incendio, pero al mismo tiempo evitar la progresiva degradación del arbolado”.

En este sentido advierte de que la proximidad de los árboles puede ocasionar “que las copas se traben y muchas ramas se sequen, lo que a su vez alimenta más cantidad de combustible ante la eventualidad de un incendio”. “Asimismo se trata de recuperar la estructura y proporción natural de los árboles”, incide el Consistorio, al tiempo que advierte de que “la excesiva superficie sombreada impide el desarrollo del sotobosque, con lo que al permitir la entrada de más luz se provocará el desarrollo y regeneración del encinar y el enebral, a lo que contribuye también que se disminuya la competencia con los pinos actuales”.

El Ayuntamiento de Puertollano recuerda que en el del pasado 23 de octubre se planteó la propuesta de tratamientos silvícolas en la Dehesa Boyal, presentada por técnicos de la Dirección Provincial de Agricultura y responsables de la gestión del monte consorciado de la Dehesa Boyal.

“Se trata de una zona de uso público muy demandada y utilizada por la población de Puertollano, por lo que se considera de interés que la población conozca las actuaciones que se pretenden realizar con el fin de conseguir el mayor consenso sobre la necesidad de su realización”, puntualiza en la nota.

En este contexto, el equipo de Gobierno explica que el 16 de abril de 2015 se remitió por parte de dichos servicios técnicos una memoria en la que se contemplan los trabajos a llevar a cabo, “tales como la entresaca del pinar, poda en altura de los pinos piñoneros y selección de chaparros quitando pies secos odeformes”.

El Ayuntamiento indica que la zona prioritaria de actuación es la destinada a uso público más intensivo, “dada la necesidad de cumplir con los objetivos de mejorar las condiciones de la zona de uso público para los visitantes y disminuir el riesgo de propagación de incendios forestales”. También persigue la mejora de la vegetación, “dado que la vegetación arbórea, compuesta fundamentalmente por pino piñonero, presenta un cierto grado de degradación debido sobre todo a la concentración de pies que ha impedido su normal desarrollo, de manera que la entresaca y selección de pies favorecerá las condiciones de uso de los visitantes y, además, favorecerá el desarrollo de la vegetación autóctona”.

El equipo de Gobierno “agradece las propuestas y peticiones de los diversos colectivos, en especial de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia, por su labor de conservación”, concluye.