El salón noble del Ayuntamiento ha acogido la conferencia ‘Los petroglifos en el : Patrimonio Singular’, impartida por López-Menchero, investigador de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), en la que se han explicado el significado de los símbolos encontrados en el término municipal alcazareño y la innovadora tecnología desarrollada para su estudio que trasciende al ámbito internacional.

Los petroglifos, grabados esculpidos sobre roca, se han encontrado en los pozos conocidos como Navarro, Empego y Tello. La dificultad para su estudio ha sido máxima, ya que debido a la erosión del tiempo, sólo pueden detectarse a determinadas horas del día y en determinadas estaciones del año. Por ello, el equipo de arqueólogos ha trabajado en ellos durante la noche y con una iluminación especial.

Durante su disertación, López-Menchero, director de las excavaciones del yacimiento arqueológico Piédrola de la localidad, ha presentado los resultados del proyecto de investigación e innovación desarrollado en la UCLM durante los años 2014 a 2016, con financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, de los símbolos que se han encontrado en el Campo de San Juan, fundamentalmente en el término municipal de Alcázar de San Juan, que abarca hasta la localidad vecina de , donde se encuentra otra estación con estos grabados.

En la conferencia, López-Menchero ha detallado la innovadora tecnología que se ha desarrollado para poder documentar estos grabados que son “muy difíciles de ver en campo”, puesto que casi no tienen nivel de visibilidad, con lo que esta ardua tarea les ha obligado a crear un conjunto de técnicas de trabajo para su investigación.

Una vez documentados, el investigador y su equipo ha pasado a su estudio llegando a la conclusión de que son “un conjunto de símbolos, la mayoría de simbología cristiana que ha habido que ir interpretando poco a poco para averiguar exactamente qué símbolo es cada uno de ellos”.

Aún se desconoce el significado de muchos de ellos, de los que López-Menchero ha declarado que son “un misterio, no sabemos lo que representan”, intentando establecer una cronología para aclarar su antigüedad. “El problema que tienen los grabados, como el arte rupestre, es que es muy difícil de datar”, puesto que no se puede emplear Carbono14, ni otro tipo de técnicas que se utilizan en excavaciones tradicionales, por lo que este problema ha dificultado aún más su estudio.

“Hemos trabajado en una línea creando paralelos en cosas que sí podemos fechar: edificios, pinturas o manuscritos”, ha señalado, y a partir de esta comparación se ha podido establecer que el período en el que la mayoría de ellos pudieron ser grafiados en piedra pudo ser finales de la Edad Media y, sobre todo, entre la Edad Moderna en los siglos XVI y XVII. Aunque como ha puntualizado López-Menchero, “probablemente haya grabados del siglo XIX e incluso principios del siglo XX”.

Existe mucho desconocimiento en este campo, ya que “el tema de los grabados de época histórica ha sido muy poco tratado a nivel nacional”, por lo que según el investigador, “nuestra investigación no solo arroja luz sobre un patrimonio totalmente desconocido para Castilla-La Mancha, sino que también va a permitir avanzar a otros investigadores en la interpretación de estos elementos en otros lugares de España, incluso a nivel internacional”, puesto que también se han podido encontrar petroglifos en Latinoamérica.