En declaraciones a los medios este jueves momentos antes de participar en el regional en el Ayuntamiento de (Ciudad Real), la también alcaldesa de la ciudad industrial ha puntualizado que los municipios han ahorrado en 2016 más 7.000 millones de euros, unos 36.000 millones acumulados desde 2012, que “no pueden gastar”.

A su juicio, estos condicionantes de Hacienda, sumados a la circunstancia de que aún no se hayan aprobado los Presupuestos Generales del Estado, “impiden que a estas alturas del año los consistorios puedan gastar las inversiones financieramente sostenibles”.

Fernández ha recordado que el ahorro de los ayuntamientos ha ayudado a cumplir con el objetivo de déficit, y que ahora se merecen “poder invertir en infraestructuras y servicios a la ciudadanía que son muy demandados, y que se les permita hacerlo, además, en el horizonte de 2018”.

La presidenta de la FEMP regional confía en que todos los ayuntamientos lleven esta petición a sus respectivos plenos, siguiendo la “recomendación” de la federación nacional “porque además hay consenso y unanimidad”, ha remachado.

En los mismos términos se ha expresado el presidente de la Diputación de Ciudad Real, , también presente en la reunión, quien ha aseverado que las corporaciones locales son las instituciones que han demostrado una “mayor estabilidad” en las cuentas públicas. “No se piden más recursos, que por otra parte sería justo, sino simplemente que se permita reinvertir los ahorros propios”, ha subrayado.

Caballero ha especificado que la Diputación de Ciudad real ha obtenido un superávit de más de nueve millones de euros en el ejercicio 2016, y que a día de hoy no puede determinar si va a poder utilizar ese dinero en beneficio de los ciudadanos, “algo que no tiene lógica”.

MAYOR ESPACIO DE INVERSIÓN

Además, ha reivindicado un “mayor espacio de inversión” de modo que el gasto con cargo al superávit no tenga que ser necesariamente sostenible desde el punto de vista financiero, sino que “se abra esa horquilla” a proyectos relacionados con el empleo y la protección social.

El presidente de la Institución provincial se ha mostrado convencido de que esta demanda es “compartida” por todos los representantes de la FEMP, hasta el punto de que llevará a la Diputación una moción instando al Gobierno a que permita la reinversión de ese superávit, según ha explicado.