Una quincena de importadores y distribuidores mexicanos buscarán, durante la próxima semana, vinos adecuados para los gustos de los consumidores centroamericanos entre los caldos propuestos por dieciocho bodegas ciudadrealeñas, en una misión coordinada por la organización de FENAVIN y la

La misión mexicana, que no pudo estar en Ciudad Real durante la pasada edición de FENAVIN, en pleno desarrollo de la pandemia de Gripe A, está integrada por los mayores importadores y distribuidores del país.

Estos empresarios tendrán la posibilidad, así, de contactar con dieciocho bodegas que ya estuvieron en la pasada edición de la Feria Nacional del Vino: ; Bodegas Montalvo Wilmot/SAT Soto de la Toledana; ; ; Bodegas López Mercier; Bodegas Naranjo; Bodegas Navarro López; Bodegas Real; Bodegas Romero de Ávila Salcedo; Bodegas Casalobos; Encomienda de Cervera; Explotaciones y Desarrollo El Bernardo/Bodegas Lahoz; ; ; SAT 3753 Coloman; Vinícola de Castilla; Vinos y Bodegas y Viña Obdulia.

La actividad comenzará el día 22 con la recepción, por parte del presidente de la Feria, , de los participantes en el Salón de Plenos del Palacio de la Diputación Provincial, a las 12,30, tras la cual se celebrará una comida de trabajo entre los participantes.

Al día siguiente, uno de los grandes hoteles de la capital acogerá la exposición y degustación de los vinos participantes durante toda la jornada, con la posibilidad de reuniones personalizadas entre los bodegueros y los importadores. Éstos podrán completar las primeras impresiones recibidas a través de los vinos con la visita a las instalaciones de las bodegas que así lo acuerden.

Se da la circunstancia de que en el grupo estará , sommelier del hotel Presidente DF, reconocido con los Premios ‘Una Vida Dedicada al Vino’, que no pudo recoger durante el pasado mes de mayo su galardón.

El consumo del vino en México, en pleno crecimiento

Según un estudio del ICEX sobre el mercado del vino en México, el consumo de vino en México es aún muy pequeño si lo comparamos con países como España o Francia, pero el incremento en los últimos años permite tener una visión optimista, ya que , aunque el crecimiento del consumo en 1998 era del 7%, ahora se estima que este crecimiento esté en torno al 12%, animado en gran medida por la inclusión de las mujeres y los jóvenes como consumidores de vino.

Según el estudio, el nivel socio-económico medio-alto podría llegar a ser atractivo para los productores a los que les interesa el volumen, puesto que representan un número importante de potenciales consumidores, aunque, por el momento, el vino sigue sin convertirse en un producto de consumo diario.

Anteriormente, el vino era consumido casi exclusivamente en restaurantes. Pero, ya en los últimos años, los mexicanos acuden a comprar el vino a las tiendas especializadas o a los autoservicios para consumirlo en sus hogares. Además, ahora también se pueden encontrar consumidores que compran los vinos de su preferencia en los establecimientos detallistas y lo consumen en el restaurante, donde simplemente pagan una cantidad por el descorche.

En general, los productos españoles en México, suelen ser percibidos como productos de calidad, diseño, clase, consumidos por los ciudadanos de clase media-alta.

En la gastronomía, y en el vino en particular, esta percepción se mantiene. El vino español es considerado de calidad y junto con el chileno, es el más consumido en México, por lo que las posibilidades para los vinos manchegos son grandes.

Continúa el trabajo para la próxima edición de FENAVIN, mientras la organización prepara ESPAÑA ORIGINAL 2010

Esta actividad forma parte del trabajo incesante para preparar FENAVIN 2011, al mismo tiempo que su equipo organizador está ultimando todo el andamiaje de España Original 2010, que se celebrará en Ciudad Real entre los días 11 y 13 de mayo próximos.