El concejal de Promoción Económica, , ha explicado que esta decisión se debe a que el resto de ferias que han nacido estos últimos años en la provincia se concentran en marzo, “acumulándose hasta tres o cuatro algún fin de semana”, según ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

Para conseguirlo, el Ayuntamiento de Daimiel tendrá la colaboración de la (AEDA). Su presidente, , ha destacado la “gran oportunidad” que significa esta feria para “sacar de la trastienda” los productos que no se han vendido durante la temporada. Por esta razón, Gómez-Caraballo ha animado a los empresarios daimieleños y de la comarca a participar en ella.

Precisamente, los socios de AEDA serán los que encuentren un precio más atractivo para colocar su stand, ya que el espacio de nueve metros cuadrados costará 100 euros. Para el resto de empresarios locales el precio sube a 120 y para los demás a 140 euros.

Sánchez de Pablo ha recalcado que estas tarifas sitúan a la feria daimieleña como “una de las más baratas de la provincia”, anunciando que los interesados en participar en esta sexta cita podrán hacerlo hasta el 9 de febrero en la delegación de Promoción Económica —teniendo todos los detalles disponibles en www.daimiel.es—.

El concejal ha detallado que la tarde del domingo, día 25 de febrero, se realizará el sorteo de tres premios en metálico entre los visitantes a la feria. En concreto, se repartirán 400 euros; dinero que los ganadores deberán gastar en esas últimas horas de la feria. Una iniciativa que se estrenó el pasado año y que contribuyó a “aumentar la asistencia del último día”.

Además, se colocará un hinchable a las puertas de la instalación y habrá talleres de manualidades para que los niños puedan entretenerse durante las compras de sus familiares, y se dispondrá de cafetería. Una serie de servicios para “consolidar una alternativa de ocio” durante una feria cuya entrada volverá a ser gratuita, ha recordado Sánchez de Pablo.

En 2017, alrededor de 40 empresas participaron en la feria, siete de ellas locales.