La cabeza de lista del PSOE al , , ha dicho que es “muy triste” haber estado 8 años consecutivos en el y “no haber hecho nada que beneficie a la provincia”.

De hecho, ha indicado que aunque la ley lo permitiera en este periodo en el que están convocadas las elecciones generales, “la señora Romero no encontraría ni una sola obra o servicio que pudiera inaugurar en toda la provincia fruto de su gestión y del pese a hacer ocupado esa responsabilidad durante tantos años”.

Lo ha indicado en una comparecencia al ser preguntada por la supuesta renovación en las candidaturas del que rechaza, al menos en lo que respecta a Castilla-La Mancha con , a quien considera la extensión de , y sobre todo en Ciudad Real, donde la número 1 a la Cámara Baja vuelve a ser Rosa Romero.

A la ex alcaldesa de la capital ha puesto precisamente de ejemplo la responsable socialista para lamentar que “lleva tres legislaturas en total y no puede decir que haya hecho alguna gestión en beneficio de ninguna inversión que se ha hecho en Ciudad Real”.

Un bagaje muy pobre, pero es que, “encima ha votado en contra de medidas tan importantes como es subir el salario mínimo a 10.000 trabajadores y trabajadoras de la provincia, haber votado en contra de la reducción a 52 años para poder recibir una prestación por desempleo” o de rechazar unos presupuestos que recogían otras iniciativas sociales de gran calado, como el aumento del permiso de paternidad, la eliminación del copago farmacéutico, el incremento de las inversiones en infraestructuras en un 47%, el aumento de más de un 10% de la partida destinada a becas y la rebaja de las tasas universitarias, 670 millones de euros para poner en marcha un Plan de Choque de Empleo Juvenil o 220 millones adicionales para luchar contra la violencia de género. En definitiva, ha reiterado Blanca Fernández, a lo que se ha dedicado Rosa Romero en todo este tiempo es a “votar en contra de Ciudad Real y de sus ciudadanos, no defender la provincia y seguir ocupando un sillón por el simple hecho de ocupar un sillón. Esa es Rosa Romero y, como siempre, encontramos gente así en el Partido Popular en todas las provincias”.

“Imagen demoledora” de Romero y Cañizares

A ello, la también vicesecretaria general de la Ejecutiva provincial del PSOE ha manifestado que “la imagen de Rosa Romero y Francisco Cañizares es demoledora, no ya porque el señor Cañizares negara el apoyo a quien fue su mentora e incluso llegó a menospreciarla al decir que el candidato que mejor cuadraba como líder del PP de Castilla-La Mancha era Paco Núñez, sino porque además representan el peor pasado de Ciudad Real, un capital que dejaron con más de 25 millones de euros en pufos”, como el inacabado teatro-auditorio, el parking del , el hundimiento de la plaza Cervantes o la compra de los terrenos para ampliar el cementerio a un precio que multiplicó por tres el de mercado, por no hablar de los 31 millones de euros de deuda que dejaron, otros 15,4 millones dentro del Plan de Ajuste o los más de 7.500 desempleados.

Frente a esto ha defendido la gestión llevada a cabo por la actual alcaldesa, , con un gobierno caracterizado por su carácter “social, inversor, gestor y que cuenta con estrategia de futuro para la ciudad que logrado reducir la deuda en un 82%, crear cerca de 3.000 empleos, desbloquear el desarrollo del polígono SEPES o desarrollar proyectos importantes como el Plan de Modernización 2025 o los fondos Edusi”.