La portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha ha destacado la “gestión solvente” del presidente , que ha logrado cumplir con el objetivo de déficit al tiempo que logrado fortalecer los servicios públicos.

En este sentido ha destacado que Castilla-La Mancha cerró el 2018 con el 0,36% de déficit y una necesidad de 146 millones de euros que contrasta con los más de 600 millones de déficit - el 1,62%- que dejó Dolores de Cospedal. Y ello a pesar de las “dificultades” propiciadas por el Partido Popular desde la oposición, que no permitió desde el que rebajar el objetivo que Europa permitía, demostrando con ello que “el PP no confiaba en España”.

Pese a ello, Fernández ha manifestado que “era posible hacer las cosas de otra manera, había una alternativa y era posible fortalecer la sanidad, la educación y la dependencia, trabajar para mejorar el empleo y la economía y al mismo tiempo cumplir con el objetivo de déficit y no aumentar la deuda. Esto lo ha conseguido García-Page y por estoy convencida de que estamos en mejores condiciones de afrontar las próximas elecciones autonómicas”.

Una solvencia en el apartado económico, en materia de empleo y en el área empresarial que ha posibilitado “que exportamos más y también consumimos más porque vivimos un poquito mejor”.

En cualquier caso, Fernández ha apuntado que “aún queda mucho por hacer, pero apuestas con solvencia como es la candidatura del PSOE en la provincia de Ciudad Real y como lo serán la del resto de las provincias de la región, me parece que el segundo tiempo de García-Page va a conseguir no solo levantar a Castilla-La Mancha sino ponerla a una velocidad de crucero como la que tenemos”.

Todo ello con un proyecto político del PSOE que está construyendo con la sociedad y con “el reto de no competir con ninguna comunidad autónoma sino superarnos a nosotros mismos, algo que se ha logrado en la presente legislatura”.