“Esta profesión mía sigue siendo desconocida para gran parte del público”, ha destacado Gómez-Cornejo, quién ha bromeado sobre cómo ha habido quién le ha preguntado si cobraba por “apagar y encender la luz”, al tiempo que ha querido reconocer el trabajo conjunto que supone el teatro, donde sólo el compromiso profundo permite lograr éxitos, de profesionales muy diferentes, más o menos visibles, pero igual de importantes siempre.

Durante su intervención ha recordado innumerables anécdotas en el Festival de , que visita cada año, así como nombres fundamentales de la escena española que le han acompañado como , , Andrea D’Odorico, , , o . “Para quienes el mejor homenaje sería que se recuperará el Claustro de los Dominicos donde tanto les gustaba ver sus montajes”.

“EL TEATRO QUIERE A JUAN”

Así ha agradecido el iluminador Juan Gómez-Cornejo el homenaje que la le ha rendido por su trayectoria como uno de los grandes hombres del teatro, como así han reconocido también sus compañeros de escena, el director del certamen dramático, ; el alcalde de , ; el alcalde de Almagro, Daniel Reina; y el vicepresidente de la Diputación, .

Precisamente el alcalde de Valdepeñas ha sido el responsable de la laudatio en la que ha destacado que “el teatro quiere a Juan porque Juan quiere al teatro, capaz de proyectar a los actores con su luz” y, en una reflexión plagada de guiños, versos y reflexiones que el público ha aplaudido, Jesús Martín ha concluido reconociendo que ese homenaje no se lo han regalado sino que se lo ha ganado.

Tras poner en valor Ignacio García que Juan Gómez-Cornejo es “un monstruo de la escena” y un “poeta de la luz” plagado de cualidades personales y profesionales, la actriz ha destacado que tiene el don absoluto de dar luz a todo; además de que, durante un sentido soneto que le ha escrito, lo ha definido como el poeta de la claridad oscura, aprendiz de maestro a contraluz o cazador de sombras inconscientes.

EJEMPLO CUANDO NO HABÍA MAESTROS

El director y autor teatral ha destacado la renovación que en el teatro se produjo tras la dictadura haciendo emerger una nueva forma de entendimiento de este arte en el que no hubo maestros ni caminos predeterminados sino que fue una evolución en la que el espacio escénico cobró un nuevo sentido con la luz como figura protagónica de la que Juan Gómez-Cornejo se convirtió en referente.

“Sin ser consciente creo un sello propio y más allá de sus cualidades personales como su bonhomía sensatez y ser un gran trabajador, aportó a la iluminación cordura, orden, personalidad poética y logró que su luz sea tan protagonista como los actores o el vestuario sin anteponerse. No es un capricho sino espacio del aire, un personaje que dialoga con el tiempo y el espacio”, ha indicado Zurro, quién ha destacado que “algo tendrá que haber nacido en La Mancha con su concepción de la luz”.

Durante el acto, en el que han actuado y , el alcalde de Almagro ha aprovechado para tener un recuerdo a la desaparecida —presidenta de honor de la Academia de Cine— y poner en valor las profesiones que no son tan llamativas o vistosas como las de los actores pero tan imprescindibles como la de los iluminadores.

FESTIVAL DE NÚMEROS “INCREÍBLES”

Una reflexión con la que ha coincidido David Triguero quien también ha aprovechado para avanzar que la edición de este año va a cerrar con unos “números increíbles” gracias a una programación “que se ha preparado a contrarreloj” pero que ha sido un gran éxito entre público y crítica con llenos en muchos de los montajes.

Por ello, el vicepresidente de la Diputación de Ciudad Real ha querido reiterar su apoyo al Festival de Almagro al tiempo que ha señalado que si está 41 edición se recordará por ser la de la internacionalización, “también será la edición en la que se homenajeó a Juan Gómez-Cornejo” con quién, por cierto, se ha mostrado dispuesto a colaborar desde la Institución provincial en un proyecto futuro.

La directora general del INAEM, , ha querido estar también presente en el homenaje a través de la voz de . En un emotivo mensaje, y en nombre del , le ha agradecido sus tres décadas de pasión y creatividad, además de reconocer que ha sido un pionero que ha sabido conjugar técnica y estética haciendo que la luz sea elemento dramatúrgica de pleno derecho.

Ya en su nombre, ha asegurado que no es sólo un iluminador sino un director de escena también, a quién ha agradecido sus enseñanzas, su apoyo y la confianza que siempre brinda a quien le rodea transmitiendo que “todo va a salir bien”.

TRAYECTORIA

El arte de crear ambientes con juegos de luces y sombras de Juan Gómez-Cornejo le ha hecho merecedor de este homenaje, ya que, como este creador ha defendido en múltiples ocasiones, la luz tiene la capacidad de “crear espacios, ambientes e incluso una dramaturgia concreta”, esa capacidad a la que él otorga un sello que hace que sus trabajos tengan personalidad y sean inconfundibles.

Con más de 30 años dedicado al diseño de la iluminación de espectáculos de teatro, danza y ópera, ha sido el artífice de ‘llenar de luz’ el Teatro de la Abadía, el Teatre Lliure y el Teatro Central de . Ha trabajado con algunos de los directores más reputados en la escena española y extranjera, como Miguel Narros, , el yugoslavo Tomaz Pandur, o . En 2011 fue galardonado con el Premio Nacional de Teatro.