Así lo ha avanzado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, , durante la celebración del 50 aniversario de la .

Un dato que para la consejera refleja la importancia de este sector en la región, que en primer semestre del año supuso un 34 por ciento de las exportaciones. “Algo que demuestra la importancia de un sector internacionalizado, innovador y con la incorporación de las nuevas tecnología como transformador del futuro de nuestra tierra y atajar los problemas que tenemos de despoblación en las zonas rurales”, ha añadido.

Para la consejera hay que empezar a pensar que el campo es industria, por lo que ha querido expresar su intención de contribuir a poner la mirada en la industria agroalimentaria porque aunque se piense que el campo no está tecnificado y no innova, que no se internacionaliza, tiene un peso muy significativo en el conjunto de la industria del país y de la región, así como en la economía.

Como ejemplo ha puesto lo que supone esta industria para el PIB europeo, un 7, 7 por ciento, y ha apuntado que en España supone un 9,4 por ciento y finalmente, en la región es de un 15 por ciento. “En Castilla-La Mancha duplicamos el peso de la industria agroalimentaria”.

Ha apuntado como retos la incorporación al campo de los jóvenes y de la mujer tanto para abordar el reto demográfico como para incorporar la innovación y las nuevas tecnologías. En este sentido ha querido poner en valor también la incorporación de más de 2.600 jóvenes de la región a la agricultura durante esta legislatura, un tercio de ellos ha sido mujeres. Además del trabajo que se están haciendo en materia de innovación e internacionalización.

Ha hecho un llamamiento, finalmente, a la necesidad de ingenieros agrónomos porque “que son demandados en otros países pero que si queremos seguir transformando y evolucionando la industria agroalimentaria en nuestra región se necesita que se queden aquí y que trabajen en la región para seguir siendo una fortaleza industrial nacional, pero sobretodo en Europa y en el mundo”.