“No se puede hablar de trasvase cuando hay unos pantanos de cabecera, Entrepeñas y Buendía, que han pasado ya a un nivel 3 y hay que recordar que hace pocos meses nos encontrábamos con sistemas en estado de alerta o emergencia, como esta cabecera o el Tajo Medio”, ha resumido a continuación, concluyendo en que “lo que no se puede es mirar para otro lado”, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Así ha respondido García Élez a las preguntas de los medios de comunicación antes de la reunión que va a mantener la ministra del ramo, Teresa Ribera, con la Comisión del Explotación el Acueducto Tajo-Segura y después de conocerse que esta ha encargado a este órgano nuevos informes sobre la situación de los pantanos en función de los escenarios posibles, teniendo en cuenta el agua que se envía a Levante. Desde el Gobierno regional han recordado que la propia ministra ha recordado que tomará la decisión lo antes posible, aunque con la ley en la mano tiene todo el mes para hacerlo.

Agustina García Élez ha insistido en que desde el Ejecutivo de la Comunidad Autónoma guardan “esperanzas en lo que vaya a salir de esta reunión” en dirección a “garantizar la situación hídrica de Castilla-La Mancha”. Igualmente, ha reiterado que desde esta región “nunca” se han opuesto a un trasvase para el abastecimiento, insistiendo en que Castilla-La Mancha siempre ha sido solidaria en esta materia, por lo que ha reiterado en que seguirán alzando la voz cuando el agua “sea para regar otros campos cuando aquí también se necesita”, especialmente en zonas agrícolas como el .

En base a la actualidad, la titular de Fomento ha declarado, en relación al trasvase, que “no tiene sentido cómo el agua se va por la tubería, especialmente en días como hoy, con una rotura en el trasvase a la altura de por la que se han ido 1.500 metros cúbicos, ya que ni siquiera se mantiene esta infraestructura para algo tan valioso en el país como es el agua, que se está perdiendo por una tubería por las malas condiciones en las que se encuentra”. “Va a llegar un momento que vamos a tener que hablar del trasvase al revés: del Levante a Castilla-La Mancha”, ha añadido.

La consejera de Fomento ha dicho que estas “esperanzas” van en dirección a que “haya un cambio de verdad y se apueste de manera directa por las alternativas que tienen el Levante o como son las desaladoras, algo que Castilla-La Mancha no tiene, ya que o tenemos esa agua o no tenemos nada”.

“Desde Castilla-La Mancha vamos a seguir apostando porque el Levante tenga agua de los recursos que tiene a su alcance, a pocos metros”, ha dicho la consejera, argumentando que de lo contrario “va a llegar un momento en el que vamos a tener que hablar al revés, de un trasvase del Levante, y a ver si en ese punto somos todos tan solidarios como lo estamos siendo nosotros hasta ahora mismo”.