Así lo ha asegurado el presidente del Ejecutivo autonómico durante la inauguración del Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana de ASPANA en Campo de Criptana (Ciudad Real), donde ha estado acompañado por la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez; la delegada del Gobierno en la provincia, Carmen Teresa Olmedo; y el alcalde de la localidad ciudadrealeña, Antonio Lucas-Torres.

El presidente del Ejecutivo autonómico ha valorado la labor desarrollada por ASPANA para conseguir poner en marcha el centro de Campo de Criptana “anticipándose incluso a la administración” y ha reiterado su compromiso de “universalizar la atención temprana en la región” de una manera planificada ya que “atendiendo tempranamente, se corrigen mejor los problemas”.

Según ha informado la Junta en un comunicado, García-Page ha subrayado la importancia de priorizar servicios que redunden en beneficio de los ciudadanos, más allá de las ideologías políticas y, por ello, ha asegurado que hay que saber “distinguir aquellas cosas que nos tienen que hacer discrepar, de aquellas otras cosas que literalmente no se pueden poner en cuestión”.

Al respecto, el presidente regional ha añadido que presupone “la buena intención” por parte de las administraciones, más allá de los colores, cuando se trata de poner en marcha servicios como el centro de ASPANA que vienen “a contribuir en el bienestar del conjunto” y, especialmente, “a quienes lo necesitan más”.

También ha recordado los avances en “salud moral” que España ha registrado desde la llegada de la Democracia en aspectos como la atención a las personas con capacidades diferentes, la Igualdad o los Servicios Sociales.

El Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana de ASPANA en Campo de Criptana atiende a ciento dieciocho niños y sus familias para lo que cuenta con ocho profesionales y servicios de fisioterapia, estimulación multisensorial, logopedia, hidroterapia y psicomotricidad, además de coordinar otros servicios implicados en la atención al niño y a su familia. Con éste ya son cuarenta y siete los centros de estas características con los que cuenta Castilla-La Mancha.