La delegada en funciones de la Junta de Comunidades Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha asistido este lunes a la romería de Nuestra Señora de Alarcos, que hoy celebra su día grande. La delegada ha estado acompañada por la alcaldesa en funciones de Ciudad Real, y el presidente de la hermandad, .

En esta jornada, Día de la Virgen y fiesta local de la ciudad, y tras la Eucaristía en el Santuario, se ha celebrado la procesión de Nuestra Señora de Alarcos por el entorno de su santuario, declarado Bien de Interés Cultural en 1980.

Olmedo ha destacado la “singularidad” que posee esta festividad y que la delegada en funciones ha citado como ejemplo de las ricas tradiciones que atesora Castilla-La Mancha. En este sentido, Olmedo ha indicado que “celebraciones como ésta constituyen un motivo de diversión y devoción y forman parte de nuestras tradiciones populares y de nuestras raíces como pueblo”, por lo que ha manifestado que, además de sentirlas como propias, “desde el Gobierno que preside vamos a seguir potenciándolas y promocionándolas como señas de identidad castellano-manchega”.

Por último, y de cara a la constitución de los ayuntamientos y las diputaciones, ha hecho un llamamiento a las nuevas instituciones, la representante del regional ha hecho un llamamiento a “poner en valor el valioso y variado patrimonio material e inmaterial de la provincia y de la región con una oferta sin igual en torno a la cultura, el turismo, la gastronomía, la historia, el ocio y la naturaleza”.