El director general, , ha sostenido recientemente una reunión para fijar los términos de la participación de la Consejería de Castilla-La Mancha en un proyecto que cuenta con una financiación global de 1,5 millones de euros procedentes en su mayor parte de fondos FEDER europeos, según ha informado en nota de prensa la Junta.

La Consejería de Fomento colaborará con la Viceconsejería que dirige Agapito Portillo en una doble dirección. Por un lado, tiene previsto profundizar en la investigación ya en marcha en colaboración con la (UAH) para sustituir los herbicidas con glifosatos que se utilizan en la limpieza de cunetas de la red viaria autonómica por un derivado de los residuos forestales inocuo para el medio ambiente denominado ‘wood vinegar’.

La intención es ampliar estos estudios en marcha al ensayo de nuevos subproductos de origen orgánico para incorporarlos al proceso de fabricación de mezclas bituminosas. Según ha señalado la consejera de Fomento, el Gobierno que preside está “interesado en experimentar con materiales alternativos en la reparación de las carreteras de las que es titular la Junta de Comunidades”.

UN ASFALTO MÁS ECOLÓGICO

De hecho, según la consejera de Fomento, “son varios ya los proyectos que se han ejecutado en Castilla-La Mancha aprovechando el firme reciclado en lugar de trasladarlo a un vertedero o utilizando capas de rodadura fabricadas con neumáticos usados”.

A esta pretensión de buscar un asfalto más ecológico que minimice el uso de derivados del petróleo y la emisión de gases contaminantes durante las obras en la red viaria se une un segundo objetivo que la Consejería de Fomento quiere introducir en este proyecto europeo de economía circular, que se trata de analizar posibles usos secundarios para los lodos generados en la depuración de aguas, un residuo que podría tener una utilidad futura.

Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Consejería, aportará las depuradoras que gestiona para la realización de estudios de campo y de esta manera, la introducción de esta vertiente en el proyecto europeo permitirá conocer experiencias previas llevadas a cabo en otros países.

La Viceconsejería de Medio Ambiente, en colaboración con el y Desarrollo Agroalimentario y Forestal, aportarán al conjunto del proyecto los conocimientos derivados de los procesos de investigación realizados en la biorrefinería a nivel demostrativo ubicada en .

AUMENTAR LA CAPACITACIÓN DE LOS SOCIOS

El objetivo general de este proyecto europeo es aumentar la capacitación de los socios de ‘Bioregio’ para desarrollar políticas regionales orientadas a impulsar la economía circular, contribuyendo a una transición hacia un uso más sostenible de los recursos orgánicos en toda la Unión Europea.

Las metas que los participantes se comprometen a conseguir son mejorar el conocimiento en este aspecto, incrementar los ratios de reciclado de biomateriales como residuos orgánicos, lodos o residuos agrícolas e intercambiar experiencias positivas entre las distintas regiones europeas.

Junto al participan como socios en el proyecto la y el (ambos de Finlandia), la (Eslovaquia), la la Región Central de Macedonia (ambas de Grecia), el y Desarrollo para Química y Petroquímica la (Rumanía) y la Asociación de Cámaras de (Francia).

Según señalan algunos analistas, la economía circular podría hacer crecer en un futuro próximo el Producto Interior Bruto en un 7 por ciento y generar un ahorro de 600.000 millones, equivalente al 8 por ciento del volumen de ventas de la Unión. Para el año 2035 se calculan en 170.000 los empleos directos en sectores vinculados a la gestión de residuos.