El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha visitado esta mañana el Convento de San José en Malagón, acompañado por el alcalde de la localidad, Adrián Fernández, y el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, Fernando Rodrigo.

Gregorio ha destacado que quien visita Malagón se da cuenta enseguida que es una localidad teresiana, que nos da la oportunidad de seguir las huellas de Santa Teresa de Jesús, con motivo del V Centenario del nacimiento de Teresa de Cepeda y Ahumada, por ello quiero resaltar que “su ejemplo ilustra mucho la forma en la que nos debemos conducir en tiempos difíciles; una mujer que nos enseñó, aparte de sus cualidades religiosas, sus grandes cualidades humanas, de mucho trabajo, esfuerzo y tesón”.

Malagón es uno de los diecisiete lugares de España elegidos por Santa Teresa para fundar un convento. En nuestra región contamos con varias fundaciones de Santa Teresa de Jesús, como las de Toledo, Pastrana (Guadalajara), Villanueva de la Jara (Cuenca), y está, Malagón, valorando el mensaje de una mujer creadora, anticipada a su tiempo, reformadora, y que veló por los derechos de quienes más necesitaban.

El delegado ha destacado el compromiso y el esfuerzo por parte del Gobierno de España para convertir a Malagón “en un municipio de referencia teresiana, así como por poner en valor la efeméride en torno a Santa Teresa que permitirá la consolidación de nuestra comunidad autónoma como referente cultural europeo, y generadora de riqueza y empleo”.

La religiosa llegó por primera vez a Malagón el 1 de abril de 1568 acompañada de seis monjas del Convento de la Encarnación de Ávila con la intención de fundar un nuevo convento, proyecto que concluyó años después, siendo el tercer convento fundado por la Santa, y el único concebido desde su construcción por ella misma, del que destaca su magnífico retablo mayor, de estilo barroco toledano. Está dedicado a la Santísima Trinidad, destacando el grupo escultórico que representa a la Sagrada Familia. Actualmente está considerado como uno de los retablos más importantes del siglo XVIII.

El delegado ha invitado a los castellano-manchegos, y a todos los que nos visiten a recorrer la Ruta Teresiana, y recordar a una de las mujeres más importantes de la Historia de España y Doctora de la Iglesia. Ella supo trasladar que las cosas más grandes tienen lugar en los entornos más humildes. Tal y como ella decía, en el Libro de las Fundaciones, “Dios anda entre los pucheros”; esa sencillez, que aún se sigue respirando en los conventos carmelitas, es un valor muy importante que debemos aprender en el día a día.