Los hechos se han producido tras tener conocimiento la Guardia Civil y gracias a la colaboración de la y Protección Civil de Socuéllamos, mediante el aviso de un vecino de la localidad, que había visto como una persona había tirado unos gatos recién nacidos metidos en una bolsa en un solar abandonado.

La rápida actuación de los agentes intervinientes ha permitido recuperar los animales antes de que se produjera su muerte por asfixia, según ha informado la Benemérita en nota de prensa.

El Seprona, en sus labores de policía judicial medioambiental de carácter especifico, tiene entre sus misiones la de velar y proteger el medio natural y los animales que lo pueblan, derivándose de ello el deber de proteger y conservar la fauna, considerando extensivo este deber a la salvaguarda de los animales domésticos.

Acciones como las que pretendía llevar a cabo esta persona de dar muerte a unos gatos recién nacidos son habituales en muchas localidades de nuestra provincia. La Guardia Civil aconseja que antes de “intentar eliminar” a estas mascotas, se acuda a medios de control de poblaciones, protectoras de animales o donaciones pero sin recurrir en ningún momento a cometer estas “atrocidades”.

El abandono de animales es una acción que está tipificada y penada en el Código Penal con penas que, además de multa, pueden llevar aparejada la prohibición de tenencia de animales domésticos.