Según ha explicado a Juan Vicente Navarrete, el dueño de la óptica, situada a pocos metros de la Mayor, el ‘hackeo’ se produjo en la noche del viernes al sábado y el caso ha sido ya denunciado ante la Comisaría de .

El ataque se detectó cuando uno de los empleados, al despertarse el sábado, vio un mensaje de su hijo en el que le mandaba la noche anterior una imagen del contenido de la televisión ya manipulado. Inmediatamente, sobre las 9.00 horas del sábado, la televisión fue apagada y así permanecerá por el momento.

Según Navarrete, no descartan que la manipulación se pudiera hacer desde un teléfono móvil cerca del escaparate, por lo que también se están revisando las cámaras de seguridad de la fachada por si se pudiera distinguir a alguien actuando, aunque el dueño pone en duda que esto pueda dar resultado.

Asimismo, los técnicos en informática de la óptica están viendo la posibilidad de bloquear los accesos a la Smart TV para evitar que se puedan volver a introducir contenidos de este tipo. En caso contrario la televisión promocional será retirada definitivamente.

No obstante, ha lamentado la repercusión que en las redes sociales, tanto en como en Twiter, ha tenido la imagen de la televisión con el contenido porno. El dueño espera que, las empresas, al ser contenido pornográfico, acaben quitando esos mensajes.