En las últimas semanas un equipo multidisciplinar dirigido por los doctores , jefe de Hemodinámica, y , responsable de la del Hospital General Universitario de Ciudad Real, ha realizado con éxito la primera intervención de estas características.

Esta novedosa técnica consiste en la interrupción de los pequeños nervios que van al riñón por fuera de la arteria renal, de forma que se reduce la producción de sustancias que perpetúan y empeoran la hipertensión arterial, ha informado el Sescam en nota de prensa.

La intervención se realiza a través de un catéter que es introducido por la ingle hasta la arteria renal donde se emiten dosis de calor en distintos puntos, explica Lozano. Resulta una “técnica sencilla y mínimamente invasiva” que requiere únicamente anestesia local y favorece una recuperación rápida del paciente que no permanece más de 24 horas ingresado.

La base para el éxito de esta intervención pasa por realizar una “selección adecuada del paciente que se beneficiará de ella”, explica el responsable de la consulta monográfica de Hipertensión y Riesgo Vascular.

Según Javier Nieto aunque cerca de un 50 por ciento de la población tiene hipertensión, tan sólo el uno por ciento es verdaderamente resistente al tratamiento pautado “sin que existan problemas en su cumplimiento, muy comunes en este tipo de pacientes”. Para obtener beneficios reales de la denervación renal “debe existir un protocolo de valoración muy estricto en la selección del candidato”, sostiene.

Actualmente existen estudios para medir el coste efectividad de la técnica de ablación, así como protocolos para definir la elección idónea del paciente apto, abriendo así una opción segura para las personas hipertensas que a pesar de tomar 3 ó más medicamentos no consiguen mantener la tensión controlada.

HIPERTENSIÓN COMO FACTOR DE RIESGO

Los olvidos en la toma de la medicación o el elevado número de pastillas que algunos pacientes deben tomar “hace difícil que puedan cumplir con el tratamiento prescrito”. No obstante, existen medios para comprobar que éste se sigue de acuerdo a las recomendaciones del facultativo, concluye el doctor Nieto.

La hipertensión resistente es un problema clínico por la dificultad de su tratamiento y la cantidad de complicaciones que produce. No obstante, diversos estudios y la práctica clínica con la que ya cuentan los profesionales del demuestran que la denervación renal mejora el control de estos pacientes.

Esta patología suele asociarse a factores como la edad avanzada, la obesidad, la diabetes, la apnea del sueño o la insuficiencia renal crónica, según explica el responsable de la consulta monográfica de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular del HGUCR, Javier Nieto.