El Hospital General La Mancha (Ciudad Real) está llevando a cabo, con el objetivo de aplicar en la práctica diaria el más alto nivel de cuidados a los pacientes, una serie de estrategias pioneras basadas en un ciclo de mejora continua de calidad que, en concreto, ha involucrado a los profesionales de Enfermería en la evaluación de cuidados.

En este sentido, el Área de Calidad de la realiza periódicamente actividades de evaluación de los cuidados, las cuales están relacionadas con el cumplimiento de procedimientos enfermeros, el uso adecuado de dispositivos, el grado de cumplimentación de registros o la medición de indicadores de calidad en cuidados destinadas a detectar puntos débiles.

Estas actividades se llevan a cabo por enfermeros del hospital alcazareño previamente formados e instruidos mediante sesiones dirigidas por la supervisora de Área de Calidad, , en las que ha participado hasta la fecha un total de 135 profesionales, según ha informado el SESCAM en nota de prensa.

Según ha explicado la supervisora encargada de estas estrategias, “si quien administra cuidados, además evalúa los cuidados que administra, mejorará sus conocimientos sobre los criterios requeridos para cada procedimiento y, por tanto, mejorarán los futuros cuidados que administre”.

IDENTIFICAR ÁREAS PROBLEMÁTICAS

El análisis de los resultados obtenidos permite identificar áreas problemáticas para las que se planifican estrategias de mejora de distinta índole, como por ejemplo la organización de actividades formativas y sesiones clínicas de cuidados o la mejora de registros enfermeros.

Los resultados de la evaluación continúa de la calidad son dados a conocer periódicamente entre los profesionales implicados por diferentes canales de comunicación y mediante sesiones clínicas de cuidados lideradas por los supervisores en cada unidad o servicio.

Asimismo, el contenido de estas sesiones es conocido y examinado por la Dirección de Enfermería mediante el análisis de las

correspondientes actas, y sirven de base para la elaboración del pacto de objetivos anual.

De este modo, se cierra el ciclo de mejora continua de calidad. Después de la monitorización de los cuidados y de la identificación de las áreas de mejora a distintos niveles, se planifican y desarrollan medidas correctoras a distintos niveles, se vuelve a evaluar el efecto de las mismas y se actúa en consecuencia.

Todo ello, con la implicación, esfuerzo y compromiso de todos los profesionales, tanto los enfermeros asistenciales, como los mandos intermedios y la Dirección de Enfermería.