En concreto, la operación consiste en la venta a Ence del 90% de las acciones de Iberdrola Energía Solar de Puertollano, S.A., empresa propietaria de la planta de generación termosolar de 50 megavatios (MW).

De los 181,1 millones de euros del importe de la operación, 72,3 millones corresponden a la venta de la participación en Iberdrola Energía Solar de Puertollano, S.A. y el resto (108,8 millones de euros) a la cesión a Ence del préstamo participativo e intereses devengados y pendientes de pago concedido por el grupo energético a la sociedad tenedora de las acciones. Adicionalmente, se ha acordado el pago de un ‘earn-out’ de hasta 6,3 millones de euros.

La firma británica Contour Global había confirmado la existencia de conversaciones para adquirir la planta de Puertollano, pero finalmente ha sido Ence quien se ha hecho con la termosolar.

Con esta nueva desinversión, Iberdrola destacó que mantiene así su foco en la producción con tecnologías limpias a través de la generación eólica, hidroeléctrica y solar fotovoltaica.

La transacción tendrá impacto positivo en los resultados consolidados del grupo presidido por este mismo ejercicio, que se cuantificarán en el momento del cierre de la operación.

Asimismo, ambas compañías han alcanzado un acuerdo por el que Iberdrola realizará las tareas de operación y mantenimiento de la planta durante dos años.

La operación está condicionada a la renuncia por el (IDEA), socio titular del 10% del capital social de Iberdrola Energía Solar de Puertollano, al ejercicio de su derecho de adquisición preferente de las acciones a transmitir.

PLAN DE ROTACIÓN DE ACTIVOS.

La desinversión de este activo en España se enmarca dentro del plan de rotación de activos por valor de 3.000 millones de euros que Iberdrola anunció el pasado mes de febrero en la presentación de sus Perspectivas Estratégicas 2018-2022.

La operación se suma a la reciente desinversión de los activos de generación convencional de Reino Unido al grupo Drax por más de 800 millones de euros, la venta del negocio de almacenamiento de gas en Estados Unidos, así como la participación minoritaria en Tirme, en España. El importe total de estas transacciones está cercano a los 1.200 millones de euros en lo que va de año.