El varón entró en estado de nerviosismo al centro hospitalario esgrimiendo este arma y agredió a un vigilante de seguridad, por lo que fue reducido y detenido.

Debido a su estado de nerviosismo, permaneció en observación en un box del hospital ciudadrealeño. Ya ha pasado a disposición judicial y se le imputan de forma provisional los delitos de tentativa de homicidio y amenazas.