En el fuego, que ha sido detectado por un vigilante fijo, trabajan diez medios de extinción terrestres con 52 personas, dos efectivos de personal interno y cuatro medios aéreos con otros tantos efectivos.

La zona afectada por las llamas está formada en un 80 por ciento por bosque de encinas, según explica la Consejería de Agricultura del Gobierno castellano-manchego en su página web y recoge Europa Press.