“Lo hemos logrado y estamos muy contentos”, ha expresado, ya que tras “poner muchos esfuerzo, tiempo y dinero” han visto como la gente ha respondido a las diferentes proyecciones con 1500 entradas vendidas y han llenado las diferentes conferencias y masterclass.

Ha hecho una especial mención a la participación de los más pequeños para que en próximas ediciones se continúen con las propuestas actuales y se amplíe la oferta de actividades dirigidas a ellos.

Lo más importante para Montana es que Almagro, durante estos días, se ha “asentado como lugar de referencia” en el que los profesionales que han participado han expresado su intención de volver y traer a más gente. Además de una oportunidad de negocio, no limitándose a ser solamente “un escaparate de exposición”.

Como ejemplos ha puesto el ‘Film Market’ en el que se han presentado a la ciudadanía varias propuestas como son la realidad virtual o las web series. A este se añade el hecho de que la localidad ha servido como localización de la grabación de un videoclip del grupo alemán Kicker Dips y es consciente que se han desarrollado nuevas alianzas para potenciar la industria de Castilla-La Mancha, cumpliéndose así uno de los objetivos de esta cita.

Pero no hay que olvidar, ha continuado Montana, que la esencia de este festival son las obras que han participado y cuyas ganadoras se han dado a conocer este domingo, 12 de agosto. Así, el jurado decidió que ‘Madre’, se alzara como el mejor corto nacional, ‘Rosinha’, como mejor corto iberoamericano y ‘Somebody Else’, como mejor corto internacional.

El público se encargó de elegir a los otros dos ganadores, ‘Scrambled’ como corto ganador de la sección infantil, denominada ‘Kuki’ y ‘The Procedure’ en el programa ‘Mucho ruido’.

El director del AIFF hecho especial mención al mejor corto internacional, una coproducción china y francesa, cuyo premio muestra la apuesta del festival por la continuidad de la creación, así la productora venezolana 360 Studio le ofrece apoyo técnico para su próxima producción, ha explicado Montana.

La “incertidumbre de la primera vez” ha dado paso al agradecimiento por poder haber hecho realidad “un sueño”. “Ha sido una batalla de las bonitas, contra nosotros mismo, donde hemos podido ver hasta dónde podemos llegar”, ha añadido. Ahora les queda hacer una reflexión de lo logrado y empezar a trabajar en la edición del próximo año, ha concluido.