Según informa el , fue el pasado mes de junio cuando tuvo conocimiento de que una empresa del citado municipio manchego se dedicaba a la adquisición de conejos de campo, procedentes de la caza, en Bailén, Villanueva de la Reina, Espeluy y Jabalquinto.

Por ello, agentes del (Seprona) articularon varios operativos en los que finalmente pudieron localizar un furgón utilizado para el transporte de los animales.

En él, encontraron 278 conejos de caza dispuestos en cajas de plástico. Una vez inspeccionados los animales y el vehículo, comprobaron que carecían de identificación, precinto y documentación sanitaria que amparase el transporte y la procedencia.

Eran adquiridos a cazadores de diferentes cotos de caza de las referidas localidades a 2,50 euros por pieza, según ha precisado la Guardia Civil, que ha añadido que los conejos fueron puestos a disposición del Distrito Sanitario de Salud de Jaén Norte.

Una vez inspeccionados por los servicios veterinarios, se ha determinado su destrucción por no ser aptos para el consumo humano, de ahí que se haya iniciado la instrucción de varios expedientes en materia de caza y sanidad contra los cazadores y la empresa.