De esta manera, el objetivo es dotar a ordenadores de sensores que faciliten un menor gasto energético, que nos permitan trabajar de manera más saludable y ergonómica vigilando, por ejemplo, la postura adecuada para evitar problemas de espalda, entre otros, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Ambos investigadores pertenecen al grupo de investigación de y Redes de Computadores (ARCO) de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), uno de los más punteros de la Comunidad Autónoma y que tiene como objetivo el diseño de sistemas complejos tanto de hardware como software, haciendo especial hincapié, entre otros, en aspectos como la utilización de recursos, prestaciones y comunicaciones y su aplicación al desarrollo de servicios avanzados en áreas tales como la computación distribuida, la inteligencia ambiental o las redes de sensores.

Este proyecto, que ha sido visitado por el director general, tiene una duración de 36 meses y cuenta con una financiación de 173.771 euros que aporta la consejería de Educación, Cultura y Deportes.

Para Ricardo Cuevas este tipo de investigadores y proyectos tienen contacto con el mundo empresarial de nuestra comunidad autónoma, “algo que, sin duda, genera un valor añadido a las empresas castellanomanchegas”.