Según han confirmado a fuentes cercanas a la investigación, el cuerpo ha sido hallado este jueves en el interior del número 42 de la calle Atajo Alto.

Por otra parte, fuentes vecinales han relatado que el inquilino, al parecer de nacionalidad rumana, vivía en régimen de alquiler, aunque la casa era también frecuentada por otras dos personas de la misma nacionalidad.

La Policía Nacional ha activado el protocolo para esclarecer el suceso tras el levantamiento del cadáver, al que se le practicará la autopsia para determinar las causas de la muerte.

Hasta el momento se desconoce la identidad y edad del fallecido. La vivienda ha sido precintada por la Policía Nacional.