Las parlamentarias y han registrado en sus respectivas cámaras sendas preguntas dirigidas al Gobierno para que, entre otras cuestiones, explique “con claridad” cuál será su postura y su actuación ante situaciones como la que se ha dado en Daimiel.

Senadora y diputada han recordado que la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y de la Niña, aprobada en 1989 y suscrita por España, protege el derecho de la infancia a la salud física y mental. Sin embargo, denuncian que “son todavía frecuentes las prácticas sociales, culturales y económicas que vulneran los derechos fundamentales de menores, especialmente en lo relativo a su exposición a prácticas y contextos de violencia, como es el caso de los eventos taurinos”.

LA ADVIRTIÓ A ESPAÑA

Por ello, creen que el Ejecutivo debe responder también acerca de si considera que las razones culturales para promover la tauromaquia deben prevalecer sobre el derecho de los niños y adolescentes a no ser expuestos a la violencia.

Del mismo modo, IU advierte en el texto registrado que la ONU “ya instó a España a prohibir la participación y la asistencia de niños y adolescentes menores de 18 años en eventos taurinos”. “Los efectos dañinos que tienen las prácticas violentas, aunque estén relacionadas con aspectos culturales, en la salud de la infancia han sido reconocidos por diversos organismos internacionales”, insisten Angustia y .

Así, recuerdan que el Comité sobre los Derechos del Niño y de la Niña de Naciones Unidas también se ha pronunciado de forma expresa en contra de que las personas por cuyos derechos vela “participen y asistan a espectáculos y eventos taurinos”, por ser la tauromaquia “una actividad violenta que vulnera los derechos a la integridad física y mental de las y los menores”.