El escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, sitúa los hechos en abril de 2018 cuando uno de los acusados se dirigió a casa de su primo, donde este le proporcionó dos envoltorios de plástico blanco conteniendo polvo blanco aterronado que, una vez analizado, resultó ser 17,48 gramos de cocaína.

Cuando salió, se metió en su vehículo, que previamente había dejado aparcado en la acera enfrente del inmueble donde vivía su primo y fue seguido por la Policía hasta que en un semáforo en rojo los agentes le pararon y le preguntaron si transportaba algún tipo de estupefaciente. El acusado entregó “de forma voluntaria” los dos envoltorios, los cuales llevaba ocultos en el interior de sus partes intimas.

Seguidamente se procedió a entrar y registrar el domicilio del primo, donde la Policía incautó un envoltorio de plástico de color blanco conteniendo polvo blanco aterronado que, una vez analizado, resultó ser 1,61 gramos de cocaína, una báscula de precisión que presentaba restos de sustancia blanca que arrojó un resultado positivo de la misma sustancia que los envoltorios, unas tijeras y una agenda de color negro con anotaciones manuscritas en las cuales se detallaba la cantidad de sustancia suministrada a consumidores, así como la deuda que éstos tenían pendiente, y una bolsa de plástico de color blanco con recortes circulares.

El escrito concluye que toda la sustancia incautada estaba destinada a su tráfico posterior. Además especifica que los dos envoltorios entregados por el primero de los acusados, hubiera alcanzado un valor en el mercado ilícito en caso de su venta por gramos de 2.032,80 euros y de 3.589,49 euros en caso de su venta por dosis. Por otro lado los 1,61 gramos de cocaína halladas en la casa del segundo de los acusados tendrían un valor en el mercado ilícito en caso de su venta por gramos de 186,20 euros y de 329,33 euros en caso de su venta por dosis.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía ha pedido para el primero de los acusados una multa de 4.438 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de 3 meses de privación de libertad y costas. En cambio para el segundo la multa asciende a 4.065,6 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de tres meses de privación de libertad y costas.