Así lo ha puesto de manifiesto el consejero durante su visita a un viñedo perteneciente a la Denominación de Origen La Mancha y cuyas uvas van a parar a la Cooperativa Yuntero de (Ciudad Real), según ha informado la Junta en nota de prensa.

Martínez Arroyo ha presumido de que “no hay ninguna bodega en España que haga tanto vino ecológico como la Cooperativa de Manzanares”. En total, transforman veinticinco millones de kilos de uva, todos los años de media, en vino ecológico.

El consejero ha destacado este aspecto de la cooperativa aprovechando la coincidencia con los pagos de las ayudas en un momento en que el Gobierno regional está inmerso en el impulso de la producción ecológica en Castilla-La Mancha, “con más de 8.500 agricultores haciendo producción ecológica, más que nunca en la región”.

En 2016, de esos 8.500 agricultores, se han incorporado 1.700 nuevos, una muestra de la confianza del sector en el Gobierno regional, no solo a través de un ‘Plan Estratégico de la Agricultura Ecológica’, del compromiso de incremento de las primas de cara al año que viene y de recuperar los expedientes que quedaron colgados en aquella convocatoria del año 2015; sino también en su contribución para acelerar los pagos, “inyectando en la economía castellano-manchega este viernes veinte millones de euros a los agricultores entre ayudas de agricultura ecológica y medidas agroambientales”.

El consejero ha saludado a los veinticinco integrantes de la cuadrilla de vendimia, ‘Los Capacortas’ que se encontraban en esos momentos recolectando la uva de una viña centenaria, acompañado del presidente de la junta rectora de la Cooperativa Jesús del Perdón, ; el alcalde de Manzanares, y los hermanos Parada, dueños del viñedo.

En este sentido, Martínez Arroyo ha hecho referencia a los precios al alza y la excelente calidad de la uva, impulsada por la planificación del sector desde la Consejería de Agricultura, “de esta manera ayudamos al sector vitivinícola de la región, pero también a nuestro medio rural en el que una buena vendimia en la que hay buenos jornales y buen precio de la uva, cambia el estado de ánimo de los pueblos y se benefician otros sectores económicos”. “Esto está pasando esta vendimia y tiene que ser motivo de orgullo para todos”, ha concluido.