El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Servicio de Oftalmología del Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), ofrece, desde principios de este año, los beneficios de la cirugía microcoaxial a la totalidad de los pacientes de su área de referencia que son intervenidos de .

En concreto, mediante esta técnica de microincisión para la cirugía de catarata por facoemulsificación, la incisión quirúrgica que se realiza en el ojo del paciente es de tan sólo 2,2 milímetros de extensión, lo que permite una rápida recuperación del paciente, aumentado el confort postoperatorio y proporcionando una rápida rehabilitación visual.

La incorporación de esta técnica en la cartera de servicios de hospital alcazareño se ha visto favorecida gracias a la apertura, por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), de una Sin Ingreso (UCSI), que dispone de un quirófano de uso exclusivo para el Servicio de Oftalmología en el que, desde que comenzó a funcionar el pasado mes de enero, ya se han realizado más de un millar de intervenciones a través de esta cirugía de mínima invasión.

Del mismo modo, la cualificación y experiencia del equipo de oftalmólogos del servicio, compuesto por 17 facultativos, han permitido este año generalizar la práctica de la cirugía microcoaxial por parte de todo el equipo, así como ser uno de los primeros hospitales públicos del país en universalizar sus beneficios a todos los pacientes del área de referencia de este hospital que son operados de cataratas, intervención que supone entre el 60 y 70 por ciento del total de las cirugías que realizan.

Para el jefe de Oftalmología de ‘La Mancha Centro’, Fernando González del Valle, supone una “gran satisfacción poder ofrecer, desde un servicio de salud pionero como es el SESCAM, este tipo de cirugías tan novedosas a todos los pacientes del área sin salirse del ámbito de la sanidad pública”.

Desde 1995

La facoemulsificación se realizó por primera vez en el Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan en 1995, convirtiéndose en uno de los primeros hospitales de España en llevar a la práctica esta novedosa técnica. La incisión quirúrgica utilizada entonces era de 5,2 milímetros, la mitad de lo que se empleaba en la cirugía extracapsular del cristalino, que en esos momentos era considerada como la técnica tradicional.

Progresivamente, en el Área sanitaria ‘La Mancha Centro’ se ha ido disminuyendo el grosor de la incisión, pasando de 5,2 milímetros a 4,1 mm, a 3,5 mm, a 3,2 mm y a 2,75 mm, hasta llegar a los 2,2 mm con los que se practica en la actualidad. A medida que se reduce el tamaño de la incisión quirúrgica, el confort postoperatorio aumenta y la rehabilitación visual del paciente es mucho más precoz.